Recién cubiertos por el Medi-Cal, niños indocumentados también buscan atención dental

After one year of not visiting a dentist, Erika Andalon, 8, recently gained full-scope medical and dental coverage as a result of SB 75, a state law that allows children born outside the U.S. to enroll in the state’s public health program. She is pictured with her younger sister, Elaine, 4, and her mother, Erika, in their Los Angeles home on Sept. 14. (Ana B. Ibarra/California Healthline)

Después de un año de no visitar al dentista, Erika Andalon, de 8 años, recientemente logró acceder a cobertura completa médica y dental, como resultado de la ley estatal SB 75, que permite a los niños nacidos fuera de los Estados Unidos inscribirse en el programa de salud pública estatal. En la foto con su hermana Elaine, de 4 años, y su mamá, Erika, en su casa de Los Angeles, el 14 de septiembre del 2016. (Ana B. Ibarra/California Healthline)

Erika Andalon, de 8 años, comenzó recientemente el tratamiento de seis caries en la clínica dental AltaMed, cerca de su casa en el este de Los Angeles. No había ido al dentista en más de un año. Sin embargo, su hermana menor, Elaine, ha visitado al dentista regularmente desde que tenía 6 meses. ¿La diferencia? El acceso a la cobertura.

A Erika la trajeron a Estados Unidos desde Jalisco, México, 5 años atrás. Elaine, por el contrario, nació en California, por lo que es ciudadana estadounidense. Por su estatus de ciudadana, y porque su familia es de bajos ingresos, siempre ha recibido beneficios completos bajo el Medi-Cal, la versión estatal del Medicaid.

Desde el 1 de mayo, una nueva ley (SB75) le ha dado a Erika y a otros niños que viven en los Estados Unidos sin documentos de inmigración legales acceso completo a los beneficios del Medi-Cal, incluyendo los servicios dentales.

Ahora Erika tiene los mismos beneficios que su pequeña hermana, incluyendo la atención dental.

“Ha sido un gran alivio”, dijo la mamá de Erika, que también se llama Erika. “Elaine va al dentista dos veces al año, ahora podemos hacer lo mismo (con Erika)”.

La joven Erika es una de los cerca de 138.000 niños indocumentados en California  que se han beneficiado con la cobertura del Medi-Cal bajo la ley llamada “Salud para todos los niños”, que provee atención de salud para todos los niños de California, más allá de su estatus migratorio.

La cobertura dental bajo el programa estatal Denti-Cal está incluida en los beneficios expandidos, y hay una esperanza generalizada de que mejorará el cuidado dental pediátrico en California.

Pero el cumplimiento de esa promesa podría ser un duro desafío para un programa en el que más de la mitad de los niños que ya estaban cubiertos antes de que la ley entrara en vigor no habían visto a un dentista durante el año anterior.

La falta de acceso ha creado una “epidemia de enfermedad en los dientes en la cual miles de niños pequeños tienen la boca llena de caries”, de acuerdo con un mordaz informe de la

Little Hoover Commission, una agencia de supervisión independiente, publicado a principios de este año.

El reporte dijo que la principal razón de la disfuncionalidad del Denti-Cal son las bajas tasas de reembolso que tienen “profundamente alienada a la profesión odontológica”.

El jefe de Denti-Cal, Alani Jackson, dijo a California Healthline a principios de año que los niños recientemente inscriptos no deberían tener problema para hacer una cita con un dentista.

Pero los dentistas dijeron a mediados de este mes que todavía es demasiado pronto para decir cómo le hará frente el programa al nuevo estrés de los beneficiarios adicionales.

Antes de que la nueva ley entrara en vigencia hace cuatro meses, los niños inmigrantes calificaban sólo para el Medi-Cal de “emergencia”, que les daba cobertura para atención médica de urgencia. Algunos calificaban para programas de salud a nivel del condado que no utilizan fondos del Medi-Cal.

La mamá de Erika Andalon depende en gran medida de los exámenes dentales gratuitos que se ofrecen en la escuela para obtener el cuidado dental básico para su hija mayor.

“Pero no teníamos idea” sobre las seis caries, dijo. “No fue hasta que tuvo un examen apropiado con rayos X que supimos del problema”.

A medida que más niños se inscriben en el Medi-Cal y en el Denti-Cal como resultado de la nueva ley, las clínicas dentales y los consultorios están empezando a ver a más pacientes jóvenes como Erika.

La doctora Rosa Arzu, directora de odontología en AltaMed, una red de clínicas en los condados de Los Angeles y Orange, dijo que el grupo de 24 clínicas ha extendido los horarios para los pacientes, incluyendo abrir los sábados.

Mientras que las clínicas no están haciendo el seguimiento del número de niños inmigrantes que necesitan atención, Arzu dijo que los dentistas de AltaMed han observado que los niños que antes no tenían seguro, y que no habían ido a una visita en años, ahora necesitan un cuidado más intensivo.

Los dentistas de AltaMed ya habían visto a muchos de estos niños antes de que calificaran para el Medi-Cal debido a la “escala de pago” de las clínicas, una opción de pago en el que el costo de los servicios depende de los ingresos de la familia.

“Pero aunque este pago era bajo, muchas familias todavía no podían afrontarlo, por lo que atrasaban el tratamiento”, dijo Arzu. Algunos pacientes aún no se dan cuenta que los servicios dentales están incluidos en los beneficios de los niños recién asegurados, dijo.

Mientras que todos los ojos están puestos en la nueva ley, podría ser demasiado pronto para evaluar su impacto, dijo la doctora Roseann Mulligan, decana asociada de Programas Comunitarios de Salud y Asuntos Hospitalarios (Community Health Programs and Hospital Affairs) en la escuela de odontología de la Universidad del Sur de California (University of Southern California, USC).

Todavía hay algunas “fisuras”, y las nuevas familias inscriptas todavía están averiguando sobre el sistema, dijo Mulligan.

Como miembros del Programa de Salud y Mantenimiento Infantil (Children’s Health and Maintenance Program, CHAMP) de la escuela de odontología de la USC, Mulligan y sus colegas visitan centros de cuidado de niños de Head Start y oficinas de nutrición WIC, en las que ofrecen exámenes y refieren a las familias a dentistas cercanos.

En esos lugares, los miembros del personal de CHAMP se han encontrado con familias que no son conscientes de que están inscriptos en un plan dental HMO y que, por lo tanto, sólo pueden ver a ciertos dentistas. Si quieren un dentista específico, o más opciones, deben inscribirse en un plan de pago-por-servicio, y eso puede tomar más tiempo, explicó Mulligan.

Se espera que otros 64.500 niños inmigrantes se inscriban para los beneficios completos de Medi-Cal y Denti-Cal dentro del próximo año.

 

Related Topics

Insight Medi-Cal Noticias En Español