Un problema en aumento: los adultos mayores que quieren estar solos

El hombre de 84 años que había sufrido un mini-accidente cerebrovascular fue insistente cuando habló con un trabajador social sobre su alta del hospital: no quería que nadie fuera a su casa, y no creía que fuera a necesitar ninguna ayuda.

Así que el trabajador social canceló una orden para servicios de atención médica a domicilio. Y el paciente volvió a su apartamento sin planes para el seguimiento de su atención en el hogar.

Cuando su hija, Lisa Winstel, descubrió lo que había sucedido, se puso furiosa. Había pasado mucho tiempo tratando de convencer a su padre de que unas pocas semanas de ayuda en casa eran una buena idea. Y le había pedido a la trabajadora social que se pusiera en contacto si había algún problema.

Es sorprendente, pero casos similares ocurren a menudo: el 28% de los pacientes a los que se les ofrece atención médica en el hogar cuando se les está dando de alta de un hospital -en su mayoría adultos mayores- dicen “no” a esos servicios, según un nuevo informe.

Es importante entender por qué sucede esto y qué se puede hacer al respecto, de hecho, forma parte de tener una actitud más sabia acerca de lo que es envejecer.

Rechazar la atención médica en el hogar después de una hospitalización pone a los pacientes en riesgo de una recuperación más difícil, incompleta o más lenta de lo previsto. Sin estos servicios, las probabilidades de los adultos mayores de ser readmitidos en el hospital dentro de 30 o 60 días se duplican, según un estudio.

¿Por qué entonces los adultos mayores se resisten recibir esta ayuda?

“Hay un montón de percepciones erróneas acerca de lo que es la atención de salud en el hogar”, dijo Carol Levine, directora del United Hospital Fund’s Families and Health Care Project, que patrocinó el nuevo informe.

Bajo Medicare, los servicios de atención médica a domicilio están disponibles para los adultos mayores que están en el hogar y necesitan atención intermitente calificada de una enfermera, fisioterapeuta o un terapeuta del habla, entre otros proveedores médicos.

Típicamente, estos servicios duran de cuatro a seis semanas después de una hospitalización, con una enfermera que visita al paciente varias veces a la semana. Algunos pacientes los reciben por mucho más tiempo.

Muchos adultos mayores y cuidadores confunden la atención de salud en el hogar con el “cuidado en el hogar”, que es cuando una persona ayuda a la persona a ducharse o vestirse o que cocinan, limpian y sirven como acompañantes. Los dos tipos de servicios no son lo mismo: la atención de salud en el hogar la ofrecen profesionales médicos, el cuidado en el hogar no lo es. Tampoco el cuidado a domicilio está cubierto por el Medicare, en su mayor parte.

Este fue el error del padre de Winstel. Pensó que se le estaba ofreciendo un ayudante que vendría a su apartamento todos los días durante varias horas. “No quiero una niñera”, se quejó a Winstel, director de operaciones de la Caregiver Action Network.

Como muchos otros ancianos, este hombre mayor estaba orgulloso de vivir solo y no quería depender de nadie.

“Los adultos mayores están muy preocupados por su independencia, y se preocupan de que este podría ser el primer paso para quitárselas”, dijo la doctora Leslie Kernisan, geriatra de San Francisco y creador del sitio web Better Health While Aging.

Otras razones de la negativa: las personas mayores ven sus hogares como santuarios, y no quieren que los extraños invadan su privacidad. Ellos piensan que han estado recuperándose bien y tienen expectativas poco realistas de lo que conllevará la recuperación luego del hospital.

O hay circunstancias en casa -quizás acumulación de cosas, quizás negligencia física- que un adulto mayor no quiere que alguien vea. O el conocimiento del paciente está comprometido y no entiende sus necesidades o limitaciones. O el costo es una preocupación.

Robert Rosati, vicepresidente de investigación y calidad de Visiting Nurse Association Health Group, el mayor proveedor de atención médica domiciliaria privada de Nueva Jersey, dijo que alrededor del 6% de las personas mayores que han aceptado recibir atención médica en su organización después de una hospitalización terminan rechazando servicios.

A menudo, una falla en la comunicación es la responsable. A los pacientes no se les ha dicho, en términos claros y concretos, qué servicios serían proporcionados, por quién, por cuánto tiempo, cuánto costaría y cuál sería el beneficio esperado. Por lo tanto, no entienden en qué se están metiendo, lo cual provoca resistencia, dijo Rosati.

Kathy Bowles, directora del Center for Home Care Policy & Research en el Visiting Nurse Service de Nueva York, sugiere una forma clara y positiva de transmitir esta información. Por ejemplo: “Una enfermera revisará sus medicamentos y se asegurará de que estén todos en orden. Evaluará si necesita terapia física para ayudarle a recuperar su fuerza. Y le enseñará a usted y a sus familiares cómo cuidar de usted una vez que la atención en el hogar haya terminado”.

“Mucha resistencia surge del orgullo”, dijo Bowles, también profesor de excelencia en enfermería de la Universidad de Pensilvania. “La conversación tiene que cambiar de ‘mira, creemos que realmente necesitas ayuda’, a ‘queremos ayudarte a que cuides de ti mismo’”.

Destacar que un médico ha recomendado la atención de salud en el hogar también puede ser útil. “Según mi experiencia, si un médico dice: ‘me gustaría que una enfermera lo visitara y comprobara que se siente mejor’, la gente es bastante sensible”, dijo Kernisan.

En lugar de discutir con un adulto mayor que dice “no quiero ninguna ayuda”, trate de hacer un seguimiento preguntando “dime más. ¿qué te preocupa?”, sugirió Kernisan. “La gente realmente quiere sentirse escuchada y validada, no sermoneada”.

Esto no es para sugerir que persuadir a un adulto mayor de aceptar ayuda no deseada es fácil. No lo es.

El año pasado, el padre de Winstel tenía un dispositivo médico implantado en su columna vertebral para aliviar el dolor de la estenosis espinal, un procedimiento ambulatorio. Una vez más, rechazó la ayuda postoperatoria.

Dos días después, Winstel recibió una llamada telefónica de su padre, que se había caído y no podía levantarse del suelo. Winstel dijo que llamaría al 911. “No, no quiero que alguien entre y me encuentre así”, insistió su padre. “Tienes que venir”.

Más tarde, en el hospital, los médicos diagnosticaron una reacción adversa a la medicación y una infección del sitio quirúrgico en la espalda de su padre. “Él vive solo. No puede alcanzar la herida. Por eso no estaba cuidándola bien”, explicó Winstel.

Siguieron conversaciones intensas y acaloradas, durante las cuales su padre insistió en que nunca iba a cambiar. “Para él, vivir independientemente conlleva riesgos, y está dispuesto a aceptar esos riesgos”, dijo Winstel.

Ella espera que el nuevo informe sobre las personas mayores que rehúsan la atención médica en el hogar iniciará una conversación sobre cómo incorporar a los cuidadores en el proceso y cómo se deben transmitir las recomendaciones. “Como hija de alguien que ha rechazado el cuidado, entender que esto es algo que le pasa a mucha gente me hace sentir un poco menos loca”, dijo Winstel.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, que publica California Healthline, un servicio editorial independiente de la California Health Care Foundation.

Related Topics

Aging Navigating Aging Noticias En Español