Adultos mayores sin familia o amigos quedan atrás en la carrera por vacunarse

Myrna Hart teme quedarse atrás con la vacuna. Hay dos grandes centros de vacunación en Minneapolis, en el área de St. Paul, pero el más cercano está a 31 millas de su casa en Cottage Grove, Minnesota. "Es muy lejos para mí para manejar, tengo miedo de perderme". (Myrna Hart/Ilustración de KHN).

Adultos mayores hispanos quedan rezagados en la carrera por vacunarse contra covid

Está surgiendo una brecha entre los que tienen recursos y los que no, a medida que los adultos mayores de todo el país luchan por recibir la vacuna contra covid-19.

Las personas mayores con familiares o amigos que los ayudan están consiguiendo citas para vacunarse, incluso si lleva días conseguirlas. Aquellos sin apoyo social confiable se están quedando atrás.

Los adultos mayores que pueden conducir, o que pueden conseguir que otras personas los lleven, viajan a lugares donde hay vacunas disponibles, incluso cruzando las fronteras de la ciudad o el condado. Aquellos sin transporte privado, están atrapados en lo que esté disponible cerca.

Los adultos mayores que se sienten cómodos con las computadoras y tienen servicio de Internet reciben avisos de disponibilidad de vacunas y pueden registrarse en línea para sus citas.

Aquellos que no pueden pagar internet, o que no usan computadoras o celulares, probablemente se estén perdiendo esa información vital.

Aún no se ha documentado el alcance de este fenómeno. Pero expertos lo están discutiendo en varios foros, al igual que los adultos mayores y los familiares.

“Me preocupa mucho que las barreras para recibir vacunas tengan un impacto desigual en nuestra población mayor”, dijo el doctor XinQi Dong, director del Instituto de Salud, Políticas de Salud e Investigación del Envejecimiento de la Universidad Rutgers.

De manera desproporcionada, estas barreras parecen afectar a los mayores de raza negra e hispanos (que pueden ser de cualquier raza), así como a las personas que no hablan inglés; adultos mayores que viven en vecindarios de bajos ingresos; personas mayores frágiles, gravemente enfermas o confinadas en casa; y personas con problemas de visión y audición.

“La pregunta es ‘¿Quién va a recibir las vacunas?’: Los adultos mayores que conocen la tecnología, con recursos financieros y familiares para ayudarlos o las poblaciones a las que es má difícil llegar?”, dijo Abraham Brody, profesor asociado de enfermería y medicina en la Universidad de Nueva York.

“Si las personas mayores de color y las que viven en vecindarios pobres no pueden encontrar una manera de vacunarse, se verán más disparidades de las que ya han surgido durante la pandemia”, dijo.

La evidencia preliminar de un análisis de KHN indica que esto parece estar sucediendo. En 23 estados que informan datos sobre vacunas por raza, las personas de raza negra están siendo vacunadas a una tasa mucho más baja que los caucásicos, según su porcentaje de población.

Los datos sobre hispanos sugieren disparidades similares pero son incompletos.

Aunque los datos no están ajustados por edad, los adultos mayores de color han tenido muchas más probabilidades de enfermarse gravemente y morir de covid que los adultos mayores caucásicos, según muestra otra evidencia.

Myrna Hart, de 79 años, que tiene diabetes e hipertensión arterial y vive en Cottage Grove, Minnesota, un suburbio del sur de St. Paul, teme perderse la vacuna. Hart, que es negra, está ansiosa por recibirla, pero no puede viajar a dos grandes sitios de vacunación para personas mayores en los suburbios del norte de Minneapolis, a más de 30 millas de distancia.

“Es demasiado para mí para conducir; No conozco el camino y podría perderme”, dijo. “No me sentiría segura yendo sola”.

Los miembros de la familia no pueden llevarla. El esposo de Hart se encuentra en un centro en donde recibe rehabilitación después de que le amputaran una pierna debido a la diabetes. Su hijo está en el hospital, con complicaciones de una enfermedad renal. La hija vive en el condado de Westchester, en Nueva York.

Hasta ahora, Hart no ha tenido éxito en conseguir una cita en línea en centros de vacunación más pequeños y cercanos.

“No sé cuánto pueda soportar esto”, dijo, con la voz quebrada, mientras describía su miedo a contraer covid y su frustración.

“Me temo que se van a quedar sin [vacunas] antes de que lleguen a las personas de mi edad, ahora que han cambiado el plan para incluir a personas de 65 años que se están adelantando a nosotros”. (Como muchos estados, Minnesota amplió la elegibilidad para personas de 65 años o más a mediados de enero, siguiendo las recomendaciones del gobierno federal).

Aunque Hart, ex contadora y dueña de una librería, conoce las computadoras, muchos adultos mayores no.

Según una nueva encuesta de 2020 realizada por investigadores de la Universidad de Michigan, casi el 50% de los adultos mayores negros y el 53% de los adultos mayores hispanos no usan los portales para pacientes de sus médicos, en comparación con el 39% de los adultos mayores blancos.

Es más, una parte significativa de los adultos mayores negros e hispanos carecen de acceso a Internet: el 25% y el 21%, respectivamente, según la Oficina del Censo.

“No es suficiente ofrecer soluciones tecnológicas a estas personas mayores: necesitan a alguien, un hijo adulto, un nieto, un defensor, que pueda ayudarlos a involucrarse con el sistema de atención médica y obtener estas vacunas”, dijo la doctora Preeti Malani, directora de Encuesta Nacional sobre Envejecimiento Saludable de la Universidad de Michigan.

En Birmingham, Alabama, el doctor Anand Iyer, neumólogo que se especializa en el cuidado de adultos mayores, dirige una clínica para más de 200 pacientes indigentes con varios tipos de enfermedad pulmonar crónica, condiciones que los ponen en riesgo de enfermarse gravemente si se infectan con el coronavirus. El 70% de sus pacientes son negros y muchos son mayores.

“Yo estimaría que entre el 10% y el 20% están en riesgo de perderse las vacunas porque están confinados en casa, viven solos, no tienen transporte o carecen de conexiones sociales confiables”, dijo.

Cada semana, recibe una llamada de un paciente negro de 90 años que vive solo en Tuskegee con enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca, cáncer y artritis grave. “Ella es mayor, pero es resistente y me mantiene informado sobre lo que está pasando”, dijo Iyer.

Según el conocimiento del médico, esta paciente no tiene hijos, otros familiares o amigos que la ayuden; en cambio, confía en un manitas que viene de vez en cuando. “¿Cómo diablos se supone que debe recibir la vacuna?” el se preguntó.

Kei Hoshino Quigley, de 42 años, de la ciudad de Nueva York, sabe que sus padres, inmigrantes japoneses estadounidenses que han vivido con ella desde marzo pasado, no podrían haberlo logrado sin su ayuda.

Aunque el padre de Quigley, de 70 años y la madre de 80, hablan inglés, tienen un fuerte acento y “puede ser muy difícil para la gente entenderlos”, dijo.

Además, el padre de Quigley no sabe cómo usar las computadoras y la vista de su madre no es buena. “Para las personas mayores que no hablan inglés como lengua materna y que se sienten intimidados por la computadora, los sistemas que se han configurado son simplemente una locura”, dijo Quigley.

Sabiendo que no podían navegar por los sistemas de registro de vacunas por sí mismos, Quigley pasó horas en línea tratando de asegurar citas para sus padres.

Después de encontrar una serie de problemas: mensajes de error frecuentes, información que ingresó de repente se borró en los sitios de registro de vacunas, calendarios con citas que desaparecen por segundo, avisos incorrectos que sus padres no calificaron, Quigley organizó que su madre vacunarse a mediados de enero y que su padre reciba la primera vacuna unas semanas después.

Los problemas de idioma son un obstáculo importante para los hispanos mayores, a quienes “no se les ofrece información sobre vacunas de una manera que entienden o en español”, dijo Yanira Cruz, presidenta y directora ejecutiva del National Hispanic Council on Aging.

“Me preocupa mucho que los adultos mayores que no dominan el inglés, que no tienen un familiar que los ayude a navegar en línea y que no tienen acceso a transporte privado se queden fuera”, agrego Cruz.

Ninguno de los adultos mayores que viven en dos complejos de viviendas para personas de bajos ingresos administrados por su organización en Washington, DC y Garden City, Kansas, ha recibido vacunas, apuntó Cruz.

“Deberíamos llevar las vacunas al lugar donde viven las personas mayores, no pedirles que tomen un autobús, que se expongan a otras personas para intentar llegar a una clínica”, dijo.

Nada puede sustituir a un amigo o familiar decidido a asegurarse de que un ser querido mayor esté protegido contra covid. Joanna Stolove ha desempeñado ese papel para su padre, de 82 años, que es ciego y tiene insuficiencia cardíaca congestiva, y su madre, de 74, que tiene demencia.

La pareja vive en el condado de Nassau, en Long Island, Nueva York, y recibe 40 horas de atención en el hogar cada semana.

Stolove, una trabajadora social geriátrica, se tomó un tiempo durante el trabajo para tratar de conseguir una cita para su padre, pero muchas personas no pueden darse ese lujo. Ella trabaja en una comunidad de jubilados en Morningside Heights, un vecindario diverso en el Upper West Side de Manhattan.

Con gran esfuerzo, Stolove consiguió una cita para su padre en un gran centro de vacunas en Jones Beach el 26 de enero; su hermana consiguió una cita para su madre en el mismo lugar para finales de febrero. En el trabajo, donde muchos de sus clientes viven solos y no tienen familiares o amigos en los que puedan confiar para recibir ayuda, les aconseja sobre las vacunas y trata de conseguir citas en su nombre.

“Tengo tantas ventajas para poder ayudar a mis padres”, dijo Stolove. “Sin la ayuda de alguien como yo, ¿cómo pueden las personas salir adelante con esto?”.

Esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.

Related Topics

Aging Noticias En Español