Cómo afecta el cierre del gobierno a los programas de salud

Anochece en el Capitolio al terminar el día 12 del cierre parcial del gobierno el 2 de enero de 2019. El Congreso no ha llegado a un acuerdo con el presidente Donald Trump sobre el financiamiento del muro, en la frontera con México. (Mark Wilson/Getty Images)

No parece haber un final a la vista para el actual cierre parcial del gobierno, el tercero desde el inicio de la administración Trump.

Sin embargo, para la gran mayoría de los esfuerzos de salud pública del gobierno federal, el negocio sigue como siempre.

Esto se debe a que el Congreso ya ha aprobado cinco de sus principales proyectos de ley de asignaciones, financiando a cerca de tres cuartas partes del gobierno federal, incluido el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA).

Pero hay siete proyectos de ley pendientes, incluidos los que financian a los departamentos de Interior, Agricultura y Justicia, y eso restringe algunas iniciativas importantes relacionadas con la salud.

El cierre en sí no se trata de políticas de salud. Es el resultado de las diferencias de opinión entre la administración y los demócratas del Congreso con respecto al muro que Trump quiere construir en la frontera. Pero, sin embargo, es de largo alcance. Así es cómo están las cosas:

La financiación para los programas de salud de “alto impacto” ya está en marcha, aliviando gran parte del impacto potencial inmediato del cierre.

Dado que los fondos del HHS se establecen hasta septiembre, los programas gubernamentales de atención médica más importantes, como Obamacare, Medicare y Medicaid, están protegidos.

Esto también se aplica a la vigilancia de salud pública, como el seguimiento del virus de la gripe, una responsabilidad de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Los Institutos Nacionales de Salud (NIH), que supervisan las principales investigaciones biomédicas, también están seguros. Es un marcado contraste con el cierre de enero de 2018, que envió a casa a casi la mitad del personal de HHS.

Pero algunas otras operaciones de salud pública son vulnerables debido a flujos de financiamiento más complicados.

Aunque la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) se encuentra bajo el paraguas del HHS, recibe fondos importantes para sus operaciones de inocuidad de los alimentos a través del proyecto de ley de gastos del Departamento de Agricultura, que está totalmente atrapado en el cierre.

El año pasado, eso contabilizó un estimado de $2.9 mil millones para respaldar, entre otras cosas, estos esfuerzos de supervisión de la FDA, que involucran de todo, desde el retiro de alimentos por posibles contaminaciones hasta las inspecciones de rutina de las instalaciones y la regulación de cosméticos. No tener esos dólares ahora significa, según el plan de contingencia de la FDA, que aproximadamente el 40% de la agencia, miles de trabajadores federales, se mantendrá suspendido hasta nuevo aviso.

Las responsabilidades de la FDA para la aprobación y supervisión de medicamentos están financiadas por las tarifas de los usuarios y generalmente no se ven afectadas. La regulación de los productos del tabaco también continúa.

Los servicios de salud para los nativos americanos también están suspendidos.

Debido a que el Congreso aún tiene que aprobar los fondos para el Servicio de Salud para Indígenas (IHS), que está a cargo del HHS, pero obtiene su dinero a través del Departamento del Interior, IHS siente todo el peso del cierre. Los únicos servicios que pueden continuar son aquellos que satisfacen las “necesidades inmediatas de los pacientes, el personal médico y las instalaciones médicas”, según el plan de contingencia frente al cierre.

Eso incluye clínicas administradas por IHS, que brindan atención médica directa a tribus de todo el país. Estas instalaciones están abiertas y muchos empleados se reportan a trabajar porque se los considera “exceptuados”, dijo Jennifer Buschik, vocera de la agencia. Pero no se les pagará hasta que el Congreso y la administración lleguen a un acuerdo.

Otros programas de IHS están teniendo un impacto más directo. Por ejemplo, la agencia ha suspendido las subvenciones que apoyan los programas de salud tribales, así como las clínicas de salud preventivas administradas por la Oficina de Programas Urbanos de Salud Indígena.

Los esfuerzos de salud pública del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) enfrentan serias limitaciones.

La Oficina de Asuntos de Salud del Departamento de Seguridad Nacional evalúa las amenazas que presentan enfermedades infecciosas, pandemias y ataques biológicos y químicos. En estos días tiene menos personal, y se seguirá reduciendo, según el plan de contingencia de cierre del departamento.

Es probable que otros trabajadores de salud del DHS trabajen sin remuneración, por ejemplo, inspectores de salud en la frontera, dijo Peter Boogaard, quien fue vocero de la agencia bajo la administración Obama. Según el plan de DHS, la gran mayoría de los empleados de la patrulla fronteriza continuarán trabajando durante el cierre.

EPA también se ha quedado sin fondos. De acuerdo con su plan de contingencia, mantiene a más de 700 empleados sin paga, incluidos aquellos que trabajan en actividades donde la “amenaza para la vida o la propiedad es inminente”. (Más de 13,000 trabajadores de EPA han sido despedidos).

Eso limita la capacidad de la agencia para realizar actividades que incluyen inspeccionar el agua que beben las personas y regular los pesticidas.

Pero no se trata solo sobre regulaciones. Los riesgos para la salud pública son viscerales y, a veces, francamente, bastante desagradables.

Solo hay que mirar las noticias sobre el Servicio de Parques Nacionales, que ha interrumpido el mantenimiento de baños y el servicio de recolección de basura por falta de fondos. El domingo 30, el Parque Nacional de Yosemite en California cerró sus campamentos. El miércoles 2, el Parque Nacional Joshua Tree, también en California, hizo lo mismo.

¿Por qué? Según un comunicado de prensa: “El parque se ve obligado a tomar esta acción por motivos de salud y seguridad a medida que se llenan los contenedores de los inodoros”.