Análisis: el invierno llega para los bares. Cómo salvarlos. Y salvarnos.
Share This Story:

Análisis: el invierno llega para los bares. Cómo salvarlos. Y salvarnos.

(DigitalVision/Getty Images)

Si realmente queremos detener la propagación del coronavirus a medida que se acerca el invierno y esperamos una vacuna, aquí una idea: el gobierno debería pagar a los bares, y a muchos restaurantes y lugares de eventos, para que cierren durante algunos meses.

Puede sonar radical, pero tiene sentido científico e incluso tiene un precedente político. Pagamos a los agricultores para que no cultiven algunos campos (en teoría, para proteger el medio ambiente), así que ¿por qué no compensar a los propietarios para que cierren sus negocios para proteger la salud pública?

En los últimos nueve meses, hemos aprendido mucho sobre este coronavirus en particular y cómo es más probable que se propague. Los establecimientos que venden alcohol y los lugares de eventos en interiores se han convertido en entornos ideales para la transmisión. Y hay una buena lógica científica para explicar eso.

Los virus no son villanos que persiguen a sus presas; son oportunistas pasivos. Algunos se propagan a través de los alimentos o cuando se dejan en superficies. Otros, como este coronavirus, pueden transmitirse a través de pequeñas gotas que pueden permanecer en el aire después que una persona infectada tose, habla o respira. El virus se disemina con mayor facilidad en interiores y, en particular, en lugares concurridos y mal ventilados.

Más importante aún, las personas pueden infectar mientras sus cuerpos están incubando este virus durante un par de días antes de que desarrollen síntomas, o incluso si nunca los desarrollan. Así que podrías ir a un bar o una boda y beber, besar y bailar hasta desmayarte. Luego te despiertas a la mañana siguiente sintiéndote fatal. Pero no es solo una resaca. Es COVID-19.

Eso explica por qué este virus se contrae en los eventos de “superpropagación”. (Más que la gripe, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades). Una persona que está eliminando una gran cantidad de virus todavía se siente lo suficientemente bien como para pasar el rato en un espacio estrecho (probablemente interior) donde las personas comparten ruidosamente con otras. Y no pueden usar máscaras porque están bebiendo.

No es de extrañar que las barras de los bares sean un problema.

En el lenguaje científico, el coronavirus es más un esparcidor “heterogéneo” que homogéneo, según Bjarke Frost Nielsen, investigador del Instituto Niels Bohr de la Universidad de Copenhague. Junto con su colega Kim Sneppen, Nielsen utiliza modelos matemáticos para estudiar el patrón de propagación del virus.

Es una propagación heterogénea, lo que significa que tiende a expandirse en brotes similares a explosiones, a menudo centrados en un lugar de reunión o un punto caliente, en vez de “avanzar” por todo el país.

Nielsen me dijo que hay buenas noticias en este hallazgo: “Puedes evitar ciertas reuniones y cerrar algunos lugares, y reducir la mayor parte de la propagación de la enfermedad. Y puedes seguir con el resto de manera bastante normal “.

Cuando sabíamos poco sobre el nuevo coronavirus, el gobierno respondió con un martillo. El Paycheck Protection Program trató a todas las pequeñas empresas por igual, brindándoles préstamos para cerrar siempre que pagaran a sus empleados. Ahora podemos utilizar herramientas más delicadas.

De hecho, los supermercados y las tiendas de ropa, u otras, pueden funcionar de manera segura con máscaras mandatorias, distanciamiento y desinfección. No vamos a estos lugares para charlar y todos podemos usar máscaras en su interior.

Las fábricas y las líneas de montaje pueden proteger a los trabajadores con las mismas normas. Las escuelas pueden hacer lo mismo por los estudiantes.

Incluso las salas de cine pueden funcionar de forma segura con clientes con cubrebocas, sistemas de ventilación de calidad y espacio entre espectadores o grupos de espectadores. Simplemente no podrán vender tantos asientos.

¿Pero los bares y restaurantes que dependen de comedores interiores abarrotados y salas de conciertos con pistas de baile? La mayoría son atractivos exactamente por las razones que los convierten en focos infecciosos para el coronavirus: el hacinamiento, la bebida, la fiesta con personas desconocidas.

Es por eso que algunos dueños de bares y restaurantes dicen que agradecerían un programa que los compensara por cerrar sus puertas este invierno. Peter Kurzweg, que es copropietario de tres de lo que él llama establecimientos de “bebida avanzada” en Pittsburgh que solían tener happy hours animados, dice que “los bares y restaurantes son únicos en el sentido de que, para ser realmente seguros, deben mitigar hasta el punto que ya no es una experiencia de bar o restaurante”.

Hasta ahora, él y sus socios han resistido la pandemia con asientos al aire libre en la acera y en un callejón. Han sacado provecho de los programas de préstamos del gobierno. Han invertido en carpas y calentadores y han animado a los clientes a divertirse al aire libre.

Pero a medida que el otoño se convierte en invierno en Pittsburgh, sabe que esta opción no durará. “Camino diciendo: ‘Se acerca el invierno. Se acerca el invierno “. Tenemos que hacer todo lo posible para sobrevivir”.

Algunos estados han permitido que los restaurantes abran en interiores al 25% o 50% de su capacidad; de hecho, eso está permitido ahora en Pittsburgh. Pero Kurzweg no lo ha hecho porque no cree que sea seguro.

Algunos restaurantes muy espaciosos, y aquellos en climas templados, podrían hacer que funcione. La mayoría no puede.

Los bares y otros locales que dependen de las bebidas no son servicios esenciales. Queremos que sobrevivan para que en el futuro podamos disfrutarlos. Entonces, ¿por qué no pagar a los propietarios que no pueden mantener sus negocios a flote de manera segura este año contaminado con COVID un promedio de sus ingresos mensuales normales para que cierren durante algunos meses?

De esta forma podrían seguir pagándoles a sus empleados y ayudarían a romper la cadena de transmisión del coronavirus. Tal vez podríamos ser creativos y pedirles que usen sus cocinas para ayudar a alimentar a los estadounidenses que pasan hambre.

Con los bares cerrados, aún se puede beber y socializar con grupos más pequeños de personas en casa o al aire libre, cuando el clima lo permita. Puede que no sea tan divertido, pero nada será muy divertido mientras el coronavirus esté presente.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorial independiente de la Kaiser Family Foundation.

Related Topics

Noticias En Español Public Health