Crece la preocupación por posible vínculo entre popular herbicida y el cáncer

(Paul Hennessy/NurPhoto via Getty Images)

Grupos de dientes de león han aparecido en tu jardín, así que buscas una botella de Roundup, el popular herbicida. Es un producto reconocido por ser muy efectivo, pero su ingrediente principal, el glifosato, está recibiendo mucha atención debido a las demandas legales relacionadas con el cáncer.

Hace pocos días, un jurado federal ordenó a Monsanto, el fabricante de Roundup, pagar $80 millones a un hombre de 70 años con cáncer que lo había usado durante tres décadas en sus 56 acres, en el condado de Sonoma, California. El jurado determinó que Roundup fue un “factor sustancial” en su enfermedad.

Bayer AG, que compró Monsanto el año pasado, dijo que apelará la decisión.

El año pasado, un jurado de un tribunal superior de California, en San Francisco, llegó a un veredicto similar contra Monsanto a favor de un jardinero con la misma enfermedad: linfoma no Hodgkin, un cáncer potencialmente mortal del sistema inmunológico. Monsanto también apeló esa decisión.

El glifosato es, por lejos, el herbicida más utilizado en los Estados Unidos, y probablemente en todo el mundo. Se usa en casi cada acre de maíz, algodón y soya cultivados en el país. Es posible que lo hayas utilizado para rociar tu césped o tu jardín.

Pero muchas jurisdicciones, en más de dos docenas de países, han prohibido o restringido su uso. Entre las últimas: el condado de Los Ángeles anunció en marzo que suspendería el uso de glifosato en las propiedades del condado hasta que se sepa más sobre sus efectos en la salud.

Bayer dice en su sitio web que el herbicida ha sido probado exhaustivamente y que “un extenso corpus de investigación” muestra que los productos que lo contienen “se pueden usar de manera segura y que el glifosato no es cancerígeno”.

Cynthia Curl, científica de salud ambiental en la Universidad de Boise State en Idaho, quien estudia esta sustancia química, dijo: “hubo muchas suposiciones sobre la seguridad del glifosato que ahora se están cuestionando activamente. Veremos una explosión de información sobre el glifosato, y ya es hora. Estamos realmente poniéndonos al día con este producto”.

Las siguientes son algunas respuestas sobre el glifosato:

-¿Qué es el glifosato y para qué se utiliza?

Comercializado por Monsanto en 1974 bajo el nombre de Roundup, el glifosato mata las malezas al bloquear las enzimas que regulan el crecimiento de las plantas.

Durante las cuatro décadas posteriores a su lanzamiento, el uso de Roundup se multiplicó por cien. En 1996, Monsanto modificó genéticamente cultivos para tolerar el glifosato, y estas semillas “Roundup Ready” allanaron el camino para que el herbicida se usara en campos agrícolas de todo el mundo.

-Roundup no es el único herbicida con glifosato, ¿verdad?

Si. En los Estados Unidos, se venden más de 750 productos que contienen glifosato, ya sea en forma sólida o líquida. Además del Roundup, los más comunes incluyen Ortho GroundClear, Rodeo de DowDuPont, un concentrado de nivelación de hierba llamado Compare-N-Save, Weed Killer, RM43 Total Vegetation Control y Ranger Pro Herbicide, también fabricado por Monsanto. Si no sabes si un herbicida contiene glifosato, lee la etiqueta. Está en la lista de ingredientes activos.

-¿Qué tan extensa es la exposición humana al glifosato?

Por su uso generalizado, el glifosato se encuentra en el agua, los alimentos y el polvo, por lo que es probable que casi todos hayamos estado expuestos. Y la exposición humana a través de los alimentos y el agua probablemente aumentará a medida que aumenta el uso del herbicida, según un estudio de 2016 publicado en la revista Environmental Sciences Europe.

Pero poco se sabe sobre la magnitud de esta exposición, porque los alimentos y el agua no se analizan regularmente para detectar residuos de glifosato. Sin embargo, hace unos años, investigadores analizaron la orina de un pequeño grupo de personas en los Estados Unidos y encontraron residuos de glifosato en el 93%.

Curl dijo que está lanzando un proyecto que comparará la exposición de mujeres embarazadas que viven en áreas agrícolas y no agrícolas, y luego introducirá dietas orgánicas para tratar de determinar qué parte del glifosato proviene de los alimentos.

-¿Qué sabemos realmente sobre los riesgos para la salud humana del glifosato?

Durante décadas, se pensó que el glifosato representaba un riesgo solo para las plantas, no para las personas. Eso es porque inhibe una enzima que los humanos ni siquiera tienen.

En los últimos años, su posible vínculo con el cáncer ha provocado una avalancha de reclamos y contra reclamos, y las principales agencias de salud pública no se ponen de acuerdo. La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado al glifosato como un “probable carcinógeno humano”, y en 2017, California lo agregó a su lista de sustancias químicas que causan cáncer.

Sin embargo, la Agencia de Protección Ambiental (EPA), decidió a finales de 2017 que “no era probable” que el glifosato causara cáncer en seres humanos.

Pero hay cada vez más pruebas de que las personas que están muy expuestas a esta sustancia (trabajadores agrícolas y paisajistas, por ejemplo) tienen un mayor riesgo de linfoma no Hodgkin.

Una revisión de científicos de la Universidad de Washington publicada en febrero encontró que los trabajadores agrícolas que usaban mucho glifosato tenían un riesgo 41% más alto de contraer linfoma no Hodgkin durante su vida que las personas que lo usaban con poca frecuencia o que no lo utilizaban.

En promedio, aproximadamente 2 de cada 100 estadounidenses desarrollan linfoma no Hodgkin. Para las personas que están altamente expuestas al glifosato, la tasa de enfermedad aumenta a 2.8 por cada 100. Eso significa que todavía tienen una probabilidad relativamente pequeña de padecer la enfermedad, pero su riesgo es sustancialmente mayor debido al uso de este químico.

Monsanto ha presentado más de 800 estudios a la EPA y a las agencias reguladoras europeas que sugieren que el glifosato es seguro, según Bayer.

-¿Qué ocurre con los riesgos para el resto de nosotros, que solo usamos glifosato ocasionalmente y en pequeña escala?

Nadie sabe.

“Los datos realmente están comenzando a sugerir que existe una correlación entre la alta exposición al glifosato y el linfoma no Hodgkin”, dijo Curl. “Pero tenemos muchas preguntas sin respuesta sobre el resto. “No sabemos qué significa eso para las personas que no tienen exposiciones altas, y no sabemos qué significa con un químico que se usa tanto”.

-¿Las personas deben seguir utilizando glifosato en el hogar o hay sustitutos más seguros?

Todos los pesticidas químicos son tóxicos. Algunos jardineros tienen un éxito limitado usando vinagre o remedios caseros.

La mejor solución no tóxica para matar las malas hierbas es usar el brazo: busque una pala y sáquela a mano.

“Desde una perspectiva personal, prefiero tener cuidado y evitar los pesticidas en mi propio jardín”, dijo Rachel Shaffer, estudiante de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Washington y coautora del estudio de la universidad sobre el glifosato y el linfoma no Hodgkin.

“Nuestra comprensión de los efectos del glifosato sobre la salud continuará evolucionando a medida que avanza la ciencia”, dijo Shaffer, quien escribe un blog sobre sus hallazgos. “En el interín, las personas que están particularmente preocupadas pueden querer tomar medidas para reducir el uso en sus jardines”.

-Si uso productos con glifosato, ¿qué precauciones debo tomar?

Sigue cuidadosamente las instrucciones y advertencias de la etiqueta. Usa guantes y no permitas que el químico entre en contacto con tu piel, ropa u ojos. Úsalo solo en días tranquilos y sin lluvia para evitar salpicarte. No dejes que se escurra hacia vías de agua o canaletas. Las mascotas y las personas deben esperar hasta que las áreas tratadas estén secas antes de entrar en ellas.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorial independiente de la Kaiser Family Foundation.

Related Topics

California Courts Noticias En Español Public Health The Health Law