Cuando la masculinidad se vuelve “tóxica”: un perfil de género de los tiroteos masivos

Poco después que un hombre de 19 años matara a tres personas e hiriera a más de una docena en un festival en Gilroy, California, a fines de julio, el gobernador Gavin Newsom destacó algo sobre los tiroteos masivos que muchas veces se da por sentado.

“De manera abrumadora y casi exclusiva, han sido hombres en estos tiroteos, y pongo hombres entre comillas”, dijo Newsom durante una conferencia de prensa. “Creo que falta este tema en la conversación nacional”.

De enero de 2013 a agosto de 2019, hubo 11 ataques violentos en California en los que el autor disparó indiscriminadamente a víctimas en lugares públicos y mató a tres o más personas, según una base de datos abierta mantenida por la organización de noticias sin fines de lucro Mother Jones. Nueve de esos tiroteos masivos involucraron a un sospechoso hombre, otro a una sospechosa mujer, y uno a una pareja de hombre y mujer.

A nivel nacional, hubo 53 tiroteos masivos en áreas públicas durante ese tiempo, y todos menos tres involucraron a sospechosos de género masculino. (La base de datos Mother Jones excluye los asesinatos motivados por robos, violencia de pandillas o abuso doméstico en viviendas).

Newsom dio su explicación sobre la diferencia. “Creo que eso va profundamente asociado con la cuestión de cómo criamos a nuestros hijos para que sean hombres, profundiza en los valores que tendemos a apreciar: el poder, el dominio y la agresión por encima de la empatía, la atención y la colaboración”.

Le preguntamos a una variedad de expertos qué podría explicar esta disparidad de género.

Eric Madfis, profesor asociado de justicia penal en la Universidad de Washington-Tacoma, dijo que la investigación muestra que los hombres que cometen asesinatos en masa tienden a sentir que su masculinidad ha disminuido de manera fundamental.

“Hay personas que han sido rechazadas por muchas chicas, o ignoradas por amigos o pares, personas que han experimentado muchas pérdidas de trabajo”, dijo Madfis, autor de un estudio sobre los rasgos comunes de los asesinos en masa.

Cuando sienten que no logran lo que quieren, en lugar de trabajar en busca de soluciones constructivas estos hombres expresan su ira hacia afuera. “Es un recurso; una manera de desplegar [su] masculinidad al participar en este acto masivo de violencia”, dijo Madfis.

Otro rasgo común entre los asesinos en masa es que tienden a culpar a otros por sus problemas. “Y parte de eso también se relaciona con la masculinidad, porque los hombres son mucho más propensos en general a externalizar la culpa; son mucho más propensos a ver a otras personas como causantes de sus problemas”, explicó Madfis.

La correlación entre masculinidad y homicidio va más allá de los tiroteos masivos. Casi el 90% de los sospechosos arrestados por cualquier forma de homicidio en California en 2018 fueron hombres, una disparidad que no ha cambiado mucho a lo largo de las décadas, incluso a medida que disminuyó el número de homicidios. Los datos del FBI reflejan la misma discrepancia en todo el país.

La doctora Garen Wintemute, especialista en medicina de emergencia en el Centro Médico de UC Davis y directora del Programa de Investigación de Prevención de la Violencia del centro, dijo que innumerables factores podrían explicar por qué los hombres tienen más probabilidades de matar que las mujeres, incluidos el comportamiento aprendido y las predisposiciones genéticas.

“El comportamiento de riesgo es más común entre los hombres que entre las mujeres”, dijo. “Los hombres beben en exceso con más frecuencia que las mujeres y beben en exceso de forma crónica con más frecuencia que las mujeres. Y, el abuso de alcohol es un factor de riesgo para la violencia”.

También señala que cuando se trata de hombres que cometen violencia masiva, cada vez más “ha habido evidencia de animosidad específica hacia las mujeres”.

Caroline Heldman es profesora de política en Occidental College, asesora principal de investigación del Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios y directora ejecutiva del Proyecto de Representación, una organización sin fines de lucro iniciada por Jennifer Siebel Newsom, esposa del gobernador, que se dedica a desafiar los estereotipos de género.

Los esfuerzos para reducir los tiroteos masivos deberían enfatizar la reducción de lo que a menudo se denomina “masculinidad tóxica”, dijo Heldman, la norma social perniciosa de que ser hombre significa que “no puedes mostrar emoción, que no puedes buscar ayuda cuando la necesitas, esencialmente que no puedes ser completamente humano, no puedes ser vulnerable”.


Alentar a los medios de comunicación para que muestren a niños y hombres de una manera vulnerable y realista podría ayudar a reducir los tiroteos masivos, dijo Heldman. Los padres pueden ayudar examinando las formas en que desalientan a los niños a tener expresiones saludables de emoción.

“Sabemos por estudios que incluso las madres feministas ofrecerán más simpatía a las niñas, a sus hijas que, a sus hijos, lo que alienta a los niños a ocultar su dolor y volverlo algo no prioritario, a verlo como algo que no pueden mostrar al mundo “, agregó Heldman.

Madfis dijo que los profesionales de salud mental también podrían desempeñar un papel en la prevención del comportamiento violento al considerar las concepciones de masculinidad de sus pacientes durante las sesiones.

“Trata de abordar la salud mental desde una perspectiva que realmente entienda a los hombres como hombres”, dijo. “Trata de lidiar con formas saludables de masculinidad, y trata de rechazar las formas de masculinidad más tóxicas y problemáticas”.

Phillip Reese es especialista en datos y profesor asistente de periodismo en la California State University-Sacramento.