Return to the Full Article View You can republish this story for free. Click the "Copy HTML" button below. Questions? Get more details.

“Esenciales” o no, estos trabajadores siguen en sus puestos

WEST HOLLYWOOD, California — Pauline Lawrence tiene 63 años, una edad que la pone en mayor riesgo si contrae el nuevo coronavirus.

Sin embargo, tres días a la semana, pasa 16 horas con alguien que corre un riesgo aún mayor: un hombre de 97 años que depende de ella y de otros dos ayudantes de salud en el hogar para sobrevivir.

“Alguien tiene que cuidarlo”, dijo Lawrence, un inmigrante de Jamaica que vive con su hijo de 30 años en un apartamento del sur de Los Angeles. “Estoy dispuesta a hacer lo que sea necesario para ayudar”.

En virtud de la orden estatal californiana de “quedarse en casa”, que tiene por objeto detener la propagación del coronavirus, así como de otras órdenes similares emitidas por ciudades y condados, muchas empresas deben cerrar completamente. Más de 30 gobernadores han emitido órdenes similares para sus estados.

Pero estas normas permiten que las empresas “esenciales” permanezcan abiertas y que los trabajadores “esenciales” sigan en sus puestos de trabajo.

¿A quién se considera “esencial”? Para empezar, a los trabajadores de la salud, las fuerzas del orden, a los plomeros y a los empleados de los supermercados. Pero hay muchos trabajadores considerados esenciales, como los empleados de los dispensarios de cannabis y de la industria del entretenimiento según la orden estatal de California, y los jardineros y paisajistas según la orden del condado de Los Ángeles.

Entre las personas que siguen trabajando, sin el lujo de poder hacerlo desde casa, hay un alto porcentaje de trabajadores con salarios bajos, que ganan un promedio de $10,22 por hora, según un reciente análisis nacional de Brookings Institution. Y entre estos trabajadores, los afroamericanos y los latinos están sobre-representados en comparación con su participación en la fuerza laboral total.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Some elements may be removed from this article due to republishing restrictions. If you have questions about available photos or other content, please contact khnweb@kff.org.