Hospitales quieren reducir la atención gratuita. Críticos dicen: de ninguna manera.

(Ikon Images/Getty Images)

La abogada de Joy Dockter ha peleado por pacientes con deudas médicas desde 2013, antes que millones de personas obtuvieran cobertura de salud bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA).

Ahora, la mayoría de los clientes de Dockter de bajos ingresos en el Central Valley Health Consumer Center tienen seguro, pero aún no pueden solventar su parte de los costos médicos. Lo que cambió es que los hospitales, que solían perseguir a pacientes por grandes sumas de dinero ahora presionan por recolectar sumas tan pequeñas como $500, dijo la abogada.

“Les preguntamos, ‘¿aplicó para atención caritativa’” ?, dijo Dockter. “Casi sin excepción, la respuesta es ‘¿qué es eso?’”.

Bajo una ley federal, los hospitales sin fines de lucro deben proveer una cantidad inespecífica de atención gratuita o con descuentos, u otra forma de caridad, como donaciones a grupos comunitarios, a cambio de considerables beneficios fiscales.

Sin embargo, una ley de California empodera al fiscal general del estado para establecer requerimientos de atención caritativa específicos cuando un hospital sin fines de lucro cambia de dueño.

Recientemente, tres hospitales del sur de California han solicitado al fiscal general Xavier Becerra reducir estas obligaciones de atención estatales a la mitad. Un cuarto hospital, Emanuel Medical Center en Turlock, pidió una reducción del 79%.

La California Hospital Association envió una carta a Becerra el pasado septiembre diciendo que 32 hospitales quieren más “flexibilidad” en sus obligaciones sobre cuidado caritativo. Esa carta sugiere que podría haber más solicitudes, confirmó Anne McLeod, vicepresidente senior para política de salud e innovación en la asociación.

Los hospitales argumentan que hay menos necesidad de atención gratuita porque la porción de californianos sin seguro disminuyó de manera significativa bajo ACA, de 17% en 2013 a 6.8% el año pasado.

“No es que quieran abandonar sus obligaciones caritativas”, dijo Jan Emerson-Shea, vocera de la California Hospital Association. Pero “tendrían que traer personas en bus desde otras partes del estado” para cumplir con el requerimiento porque no hay suficientes pacientes que lo necesiten.

Dockter y otros defensores de la salud del consumidor contraatacan diciendo que la necesidad todavía es grande, incluso entre pacientes con seguro que no pueden afrontar sus costos de bolsillo.

Becerra, quien se negó a hacer comentarios para esta historia, tiene 90 días para responder a la petición de cada hospital. Ha agendado una audiencia para jueves para considerar el pedido de Emanuel Medical Center.

Alrededor de 20 estados tienen leyes que otorgan a sus fiscales generales u otros oficiales la autoridad en las ventas de hospitales sin fines de lucro, incluida la capacidad de realizar audiencias o establecer cuotas de atención de caridad.

Pero California es único por los “requisitos importantes” que impone, dijo Steve Valentine, vicepresidente de Premier Inc., que asesora a hospitales sin fines de lucro en el proceso de cambio de propiedad.

Además de los requerimientos de atención caritativa, el fiscal general de California tiene el poder de establecer otros mandatos, por ejemplo, sobre cuántas camas en salas de emergencia deben mantenerse abiertas, dijo Valentine. Los mandatos varían por hospital.

Frederick Isasi, director ejecutivo del grupo de defensa del consumidor Families USA, dijo que no conoce de hospitales fuera de California que estén desafiando los requerimientos de atención caritativa. Isasi cree que todos los hospitales sin fines de lucro tienen el deber de ayudar a los pacientes a costear la atención, incluyendo a personas que tienen seguro, pero están luchando con copagos y deducibles.

“Mientras familias en este país no pueden costear la atención de salud que están recibiendo, existirá la necesidad de que los hospitales hagan todo lo que puedan”, dijo Isasi.

La American Hospital Association dijo que los hospitales sin fines de lucro ya devuelven a sus comunidades más de lo que reciben en exenciones impositivas.

“Por cada dólar invertido en hospitales sin fines de lucro y sistemas de salud a través de exenciones impositivas federales, ellos retornan $11 en beneficios para sus comunidades”, dijo Mindy Hatton, vicepresidenta senior y consejera general de la asociación.

La anterior fiscal general de California, Kamala Harris, negó pedidos similares de hospitales en 2016, incluyendo unos de los hospitales que ahora solicitan lo mismo a Becerra.

Becerra “puede tener un punto de vista distinto sobre esto”, dijo Emerson-Shea. “Nunca sabes hasta que preguntes”.

Defensores de salud están urgiendo a Becerra que niegue las solicitudes de los cuatro hospitales. Apuntan a los cerca de 3 millones de residentes de California sin seguro, sin mencionar a otros innumerables con deducibles altos y planes de alto costo.

“Encontramos difícil de creer que estos hospitales… no puedan encontrar personas que necesitan atención gratuita”, dijo Tam Ma, directora de políticas y legales en la coalición de defensa de salud del consumidor Health Access.

Ma sugirió que consideren extender el cuidado caritativo a californianos de ingresos medios que tienen dificultades para pagar sus cuentas médicas.

La abogada Joy Dockter ayuda a residentes del área de Fresno a obtener atención gratuita en hospitales a través del Central Valley Health Consumer Center, un programa de Central California Legal Services. (Maira Pacheco de Central California Legal Services/Cortesía de Joy Dockter)

“¿Cuántas cuentas de GoFundMe, campañas, ves por ahí?”, preguntó Ma, refiriéndose a la práctica cada vez más común de personas que recaudan dinero por internet para sus cuentas médicas. “Todas esas personas deberían ser examinadas para recibir atención de caridad”.

La mayoría de los hospitales de California crean sus propias normas que gobiernan quién califica para cuidado caritativo y por cuánto.

Dockter ayudó a 120 personas con sus cuentas médicas el año pasado, incluyendo pacientes con seguro que no pueden costear copagos de $50, dijo.

“Nuestra gente ya está sobre exigida y se les exige más”, dijo. A los pacientes se los trata como si “acabaran de salir a comprar un televisor de pantalla grande y tuvieran que pagarlo”, cuando en realidad podrían calificar para recibir atención de beneficencia, dijo.

Los defensores de los pacientes dicen que la cantidad de personas sin seguro podría crecer pronto si Medicaid y la inscripción de seguros privados se erosionan bajo la administración Trump. La ley de impuestos federales adoptada recientemente elimina la multa para las personas sin seguro de salud, a partir de 2019.

El Emanuel Medical Center de Turlock, que se convirtió en una entidad con fines de lucro en 2014, debe cumplir con un requisito de atención de caridad de seis años. Se suponía que debía gastar $3,348,377 en cuidados caritativos en 2016. Ahora el hospital quiere reducir su obligación retroactivamente en casi un 80%, según la propuesta del hospital al fiscal general. La reducción también se aplicaría a los años siguientes.

Los funcionarios de Emanuel no respondieron a solicitudes reiteradas de comentarios o información para esta historia.

El Hospital Verdugo Hills, sin fines de lucro, de la Universidad del Sur de California, adquirido en 2013, ha solicitado una reducción del 45% en sus obligaciones de atención caritativa para cada año desde 2015, de acuerdo con su propuesta.

El hospital sirve a la comunidad de otras maneras que no se reflejan en el requisito de atención de caridad, dijo Keith Hobbs, CEO de Verdugo Hills. Citó los programas gratuitos de salud mental y las clases de prevención de lesiones.

Y desde su adquisición, el hospital ha invertido $30 millones para mejorar y ampliar las instalaciones, como el departamento de emergencias, que ha reducido los tiempos de espera, agregó Hobbs.

“Me siento muy seguro de los esfuerzos que estamos haciendo” para ayudar a la comunidad, dijo.

El dinero ahorrado al reducir su requisito de cuidado de caridad podría permitir a Verdugo Hills “seguir buscando otras formas de invertir esos dólares”, como la construcción de una unidad de cuidado neonatal, dijo.

Los otros dos hospitales que han solicitado reducir el cuidado de caridad son PIH Health Hospital en Downey y Mission Community Hospital, en Panorama City.

Related Topics

Cost and Quality Insight Noticias En Español The Health Law Uninsured