Respirando fuego: la salud es una víctima de las llamas alimentadas por el clima

Ed Corn usa una máscara mientras limpia las cenizas de su casa que comparte con su compañero de cuarto parapléjico en el vecindario Coffey Park de Santa Rosa. (Heidi de Marco/California Healthline)

SANTA ROSA, California – Mientras los incendios más mortíferos en la historia de California azotaban vecindarios llenos de árboles, Kathleen Sarmento huyó de su casa en la oscuridad, condujo hasta un centro de evacuación y comenzó a establecer una unidad de clasificación médica. Mientras los pacientes con quemaduras y otras lesiones graves fueron enviados a hospitales, atendió a muchas personas cuyos síntomas eran consecuencia de la exposición al aire contaminado y al humo denso.

“La gente llegaba con dolor de cabeza. A mí misma me dolía. Mis ojos estaban ardiendo”, dijo Sarmento, directora de enfermería de Santa Rosa Community Health, centro que brinda atención médica a quienes no pueden pagarla. Pero los problemas respiratorios (tos y dificultad para respirar) estuvieron entre los mayores riesgos. “Nos aseguramos de que todos tuvieran una máscara”, contó.

Más de la mitad de los evacuados en el refugio esa noche de octubre fueron adultos mayores, algunos de ellos residentes de hogares que necesitaban oxígeno las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Sarmento se esforzó por encontrar reguladores para tanques de oxígeno. Fue una noche caótica, pero lo que la iba a preocupar más eran las semanas y los meses venideros.

Kathleen Sarmento es directora de Enfermería en el Santa Rosa Community Health. (Barbara Feder Ostrov/California Healthline)

“Durante días parecía que estaba nevando”, dijo Sarmento sobre la caída de cenizas. “La gente realmente necesita tomarse el humo en serio. Hay autos explotando, neumáticos ardiendo. Tiene que haber algún efecto a largo plazo” en la salud de las personas.

Desde Puget Sound a Disneyland, y hacia el este sobre las Montañas Rocallosas, este año los estadounidenses han tosido y jadeado, han corrido a las salas de emergencia y se han encerrado porque la contaminación de los incendios forestales oscureció los cielos y llovió hollín sobre el paisaje. Incluso para las personas sanas, puede hacer que la respiración sea una experiencia miserable y conmovedora. Para los ancianos, los jóvenes y los débiles, la contaminación puede ser incapacitante o mortal.

Aunque la nación ha mejorado mucho la calidad del aire durante los últimos 40 años a través de regulaciones sobre el medio ambiente y mejoras tecnológicas, la creciente frecuencia de grandes incendios forestales ha estado socavando ese progreso, liberando copiosos contaminantes que se diseminan por el aire y persisten mucho después que los incendios se hayan extinguido.

Los científicos dicen que el cambio climático, los ecosistemas degradados y la inconstancia del clima han estado amplificando los incendios en bosques, pastizales y vecindarios en todo el oeste. Ha habido nueve veces más grandes incendios en bosques forestales en promedio ahora que hace 30 años, de acuerdo con los cálculos de dos líderes científicos.

Las llamas crean ondas de humo: pulsos de contaminación que contienen todo, desde residuos de plástico carbonizado hasta hollín y otras partículas pequeñas que se alojan en la profundidad de los pulmones. Pueden desencadenar padecimientos a corto plazo, como tos; empeorar las enfermedades crónicas como el asma; y provocar daños a largo plazo, incluido el cáncer.

El efecto de los incendios en el país del vino, en el norte de California, que destruyó miles de hogares y mató a 43 personas, fue mucho más allá de la zona incendiada. El humo sofocó durante días el área de la bahía de San Francisco, hogar de 7 millones de personas en nueve condados.

Colette Hatch, de 75 años, de Santa Rosa, quien padece una enfermedad pulmonar y usa un nebulizador a diario, fue evacuada a la casa de su hija en Sunnyvale, en Silicon Valley, cuando comenzaron los incendios. Pero incluso a casi 100 millas de distancia, Hatch dijo que luchaba por respirar, tosiendo tan fuerte que no podía dormir.

Flotando más allá de Oakland y Livermore, en East Bay, el humo se dirigió al corazón agrícola de California, los valles de Sacramento y San Joaquín.

Conocido colectivamente como el Valle Central, la región se extiende por cientos de millas de norte a sur, delimitada por cadenas montañosas que atrapan el aire más sucio de los Estados Unidos. Cada vez más, se generan incendios forestales como los del embudo de la zona vinícola del norte de California, lo que aumenta significativamente los niveles de contaminación en lugares tan lejanos como Fresno.

Climate Central, una organización sin fines de lucro dedicada a la investigación y el periodismo, examinó datos del aire recopilados por los distritos californianos de los valles de Sacramento y San Joaquín. El análisis mostró que mientras el número de días muy contaminados está cayendo en general cada año en promedio, esos días ocurren con mayor frecuencia durante la temporada pico de incendios. Los investigadores, que comparten su trabajo con periodistas independientes, dicen que el humo de los incendios forestales es el culpable.

Los monitoreos en el Valle de San Joaquín y el Área de la Bahía de San Francisco mostraron niveles que se dispararon en octubre cuando la región vitivinícola dispara cielos manchados.

De izq. a der.: Tres semanas después que comenzaran los incendios, Colette Hatch, quien sufre de una enfermedad pulmonar, todavía no abre las ventanas y duerme con un purificador de aire. Mientras revisa las cenizas de su casa, Ed Corn dice: “Definitivamente puedo saborear las toxinas en mi garganta y en la parte posterior de mi lengua”. Bill Lyon, fotografiado con su perra, Asia, fuera del Finley Community Center en Santa Rosa , ha estado sin hogar por más de un año y está siendo tratado por cáncer de colon. Dice que todavía está tosiendo semanas después de los incendios y usa un inhalador para aliviarse. (Heidi de Marco/California Healthline)

Con los grandes incendios forestales en aumento este año, el humo y las afecciones respiratorias asociadas parecieron expandirse por todas partes. En septiembre, el humo de los incendios que ardían en California, el noroeste del Pacífico y Montana se desplazó hacia el este hasta Pennsylvania. Este humo desencadenó estados de emergencia en Washington y California.

Washington experimentó pocos incendios propios en julio cuando el estado recibió nubes de humo que se vertieron a través de la frontera con Canadá. Y el humo volvió a gran parte del noroeste en agosto y septiembre cuando estallaron los incendios en las Cascadas y en el desfiladero de Columbia.

El mundo se calienta, el medioambiente y la salud sufren

“Recuerdo haber despertado una mañana con el cielo rojo anaranjado y ceniza cayendo del cielo”, dijo Jeremy Hess, investigador y médico de la Universidad de Washington en Seattle. “Este verano fue muy ocupado para nosotros en el departamento de emergencias y con frecuencia superamos nuestra capacidad. Si no era el humo, era el calor”, dijo Hess.

Los incendios comenzaron cuando los pastizales que crecieron después de las lluvias invernales récord se resecaron con el calor del verano.

Ambas son formas de clima extremo que empeoran con el calentamiento global. Además, un sistema de alta presión sobre el Pacífico avivó las llamas al conducir inusualmente vientos estacionales cálidos y fuertes hacia el norte de California desde las tierras altas y secas de Nevada.

El precipitante inmediato puede haber sido las chispas de las líneas eléctricas, aunque las investigaciones sobre las causas están en curso. Pero un clima cambiante ayudó a alimentar los incendios.

“El cambio climático no fue la causa, pero definitivamente es un ingrediente”, dijo Park Williams, investigador de clima y ecología en el Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia. Y eso significa que lo peor está por venir.

Williams dijo que hubo una clara conexión entre el aumento general de casi 2 grados Fahrenheit en la temperatura global desde finales de 1800 y la severidad de estos y otros incendios. (El calentamiento en el oeste ha estado superando al promedio mundial en las últimas décadas debido a los ciclos naturales).

“El fuego realmente responde con fuerza incluso a un pequeño cambio de temperatura”, dijo Williams, cuya evaluación del papel del calentamiento global en los incendios en la zona de los viñedos es compartida por otros expertos.

Desde el punto de vista del medio ambiente, los incendios son un doble golpe: por un lado, destruyen árboles que ayudan a frenar el calentamiento global mediante la absorción de dióxido de carbono que atrapa el calor a medida que crecen. Por el otro, liberan dióxido de carbono almacenado en su interior, así como carbono negro que derrite la nieve y el hielo.

Mientras que la atención pública tiende a centrarse en otros riesgos para la salud causados ​​por el cambio climático como el golpe de calor en verano y la propagación de enfermedades transmitidas por mosquitos hacia el norte, los efectos de la contaminación por el humo han estado ganando más atención después de los incendios forestales.

La contaminación más peligrosa de los incendios forestales es el hollín delgado: “partículas realmente pequeñas que sabemos que pueden entrar en los pulmones”, dijo Colleen Reid, geógrafa de la Universidad de Colorado quien investiga el cambio climático y la salud humana. Se lo conoce como PM2.5, que significa “materia particulada” que tiene menos de 2,5 micras de ancho, y solo es visible con microscopios.

Estas partículas pueden alojarse en el tejido pulmonar y pasar al torrente sanguíneo, lo que contribuye a una variedad de problemas de salud, incluidas infecciones y, potencialmente, ataques cardíacos.

Es posible que los síntomas relacionados con las ondas de humo no se diagnostiquen de inmediato, lo que hace difícil reconocer el papel que un incendio puede haber desempeñado en una enfermedad o muerte. Reid condujo un análisis publicado hace un año sobre la base de cientos de estudios sobre los efectos sobre la salud de la contaminación por fuego. Los vínculos más claros mostrados en los estudios fueron entre PM2.5 y el asma, y otros problemas respiratorios; las conexiones con la enfermedad cardíaca fueron menos concluyentes.

Investigadores de las principales universidades estadounidenses examinaron la contaminación por incendios en el oeste, y hallaron que dos de cada tres condados en la región sufrieron al menos una ola de humo entre 2004 y 2009. Cuando correlacionaron esos hallazgos con datos médicos, encontraron un salto de 7% en las hospitalizaciones por razones respiratorias después que los niveles de humo fueron más extremos.

“Por ejemplo, un incendio intenso que dure días o semanas, puede no aparecer como un problema inmediato, sino surgir mucho después”, dijo Loretta Mickley, investigadora de la Universidad de Harvard, quien trabajó en el estudio.

Este verano en California

Elva Hernández, de 51 años, ha vivido en el Valle de San Joaquín, en California, la mayor parte de su vida. Sufre de asma desde que tenía 10 años. Este verano estuvo atrapada dentro de su casa por varias semanas mientras las olas de humo sofocaban su vecindario en la pequeña ciudad de Kerman, cerca de Fresno.

“El olor, todo el polvo, el humo, el smog, no puedes respirar”, dijo Hernández, mamá y ama de casa cuyo esposo trabaja en el laboratorio de un hospital. “No puedes vivir tu vida de manera normal”.

El Valle de San Joaquín es el hogar de 4 millones de personas, muchas de ellas pobres. Uno de cada seis niños sufre de asma. Los pobres a menudo son los más afectados por la contaminación del aire, en parte porque tienden a vivir en viviendas con mayor cantidad de corrientes de aire, en vecindarios más contaminados.

Pero la aplicación de las regulaciones federales que datan de la administración Nixon ha estado reduciendo la contaminación del aire de los combustibles fósiles y fertilizantes en el valle, lo que requiere motores más limpios para camiones y el reemplazo de equipos obsoletos en las granjas.

“Hemos visto muchas tendencias positivas”, dijo Jon Klassen, gerente del equipo de monitoreo del aire en el Distrito de Control de la Contaminación del Aire del Valle de San Joaquín. Al mismo tiempo, “hay muchas más emisiones provenientes de estos incendios. Son incontrolables y muy difíciles de tratar”.

Las investigaciones que analizan los niveles de contaminación del aire ayudan a explicar por qué las personas como Hernández están sufriendo más durante las temporadas de incendios. El análisis de Climate Central de los datos del aire del Valle de San Joaquín mostró que si bien en general el número de días en los que los niveles de PM2.5 excedieron los estándares federales disminuyó en un 45% entre 2000 y 2016, aumentaron casi un tercio durante el pico de la temporada de fuego este verano.

En el Valle de Sacramento, al norte, la contaminación de la temporada de incendios este verano ha sido la responsable de aproximadamente el 40% de los días en que se excedieron los estándares federales para la contaminación de PM2.5 en los últimos años.

Los incendios forestales también liberan material tóxico y sustancias químicas que reaccionan en la atmósfera para formar contaminación por ozono, que puede aparecer sobre los vecindarios en forma de niebla. El ozono irrita los pulmones y la garganta, provoca dificultad para respirar y agrava enfermedades como la bronquitis, el enfisema y el asma.

El médico alergista de Hernández, Praveen Buddiga, quien tiene su propia consulta en la cercana ciudad de Fresno, trató pacientes con oxígeno y medicamentos durante los incendios de septiembre en las montañas de Sierra Nevada, que se extienden a lo largo de California y Nevada. Lo hizo de nuevo después de los incendios en la región de los viñedos en octubre. Para los asmáticos, los ataques de la contaminación por fuego son “como verter un poco de sal en las heridas”, dijo.

Buddiga sugiere que sus pacientes limiten su tiempo al aire libre, conduzcan con las ventanas levantadas y usen máscaras cuando haya humo. Mejor aún, les aconseja que, si es posible, abandonen el área hasta que el humo desaparezca.

Pero los riesgos pueden ser difíciles de medir para los pacientes y los expertos que desean ofrecer precauciones. Los científicos que tomaron muestras de la contaminación por los incendios forestales utilizando un avión de la NASA informaron en junio que la contaminación por fuego está siendo “subestimada significativamente” por el gobierno federal. Mientras que las flotas de monitores móviles del aire se despliegan cerca de los incendios para ayudar a las agencias gubernamentales a proyectar el movimiento de las ondas de humo, la red de monitoreos permanentes es escasa.

“No tenemos una buena forma de comunicarnos con la gente y decirles, ‘Ey, el humo de los incendios forestales es realmente malo en estos lugares, y aquí es donde hay que tomar precauciones'”, dijo Rob Carlmark, meteorólogo de ABC10 en Sacramento, cuya audiencia se extiende desde las ciudades del área de la Bahía hasta Lake Tahoe en la frontera con Nevada.

En ausencia de datos locales de contaminación por humo, les dice a los televidentes: “El mejor detector de humo es su nariz”.

Related Topics

Noticias En Español Public Health