Datos vs miedo: 5 respuestas que te ayudarán a medir tu riesgo con el coronavirus

Las noticias sobre el nuevo coronavirus en China se vuelven más urgentes día a día. Ya ha habido más de 2,000 muertes (al 19 de febrero), mientras que decenas de miles de personas han sido infectadas, la mayoría de ellas en China. Las personas que regresan a los Estados Unidos desde ese país están en cuarentena durante dos semanas. Aunque suena aterrador, los oficiales de salud siguen recordando que el riesgo de enfermarse aquí sigue siendo bajo.

Aun así, los científicos tienen más preguntas que respuestas sobre cuestiones importantes relacionadas con el coronavirus, ahora oficialmente llamado COVID-19. Las siguientes preguntas ayudan a comprender las incógnitas y evaluar los riesgos.

Más de 2,000 personas han muerto por este virus desde diciembre. Eso suena bastante aterrador. ¿Deberías preocuparte?

Solo tres de esas muertes ocurrieron fuera de China, donde surgió el virus. Ese país ha reportado la mayor parte de los casos, dijo el doctor William Schaffner, profesor de medicina preventiva, política de salud y enfermedades infecciosas en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

Los 15 estadounidenses identificados hasta ahora con la enfermedad habían estado recientemente en China o habían tenido contacto cercano con alguien que se había infectado en China. Además, oficiales de salud pública informan que muchos de los casos de Estados Unidos han sido infecciones relativamente leves.

El número de muertes en China es sorprendente, pero recuerda, incluso un virus con una baja tasa de mortalidad puede matar a muchas personas si el número de infecciones es grande. Por ejemplo, la gripe mata al 0,14% de los pacientes infectados, explicó el doctor Peter Hotez, profesor de pediatría, virología molecular y microbiología en el Baylor College of Medicine en Houston. Pero debido a que la gripe es tan común, infectando hasta a 45 millones de estadounidenses por temporada, las muertes podrían ascender a 61,000 personas en ese lapso solo en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Pero las estadísticas que surgen de China también son sospechosas, y los expertos aún no saben cómo evaluarlas. Por ejemplo, funcionarios de ese país cambiaron repentinamente sus criterios para confirmar la enfermedad y agregaron más de 15,000 casos a la lista de pacientes, después de dos días de informar una disminución en la cantidad de personas afectadas.

Sin duda, a menudo es difícil obtener una buena evaluación de los casos mientras se utiliza la mayoría de sus recursos de salud pública para combatir un brote.

El número de casos de coronavirus puede ser mucho mayor de lo que China informa, dijo Lawrence Gostin, director del Centro Colaborador en Políticas Públicas & Derechos Humanos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Tal vez no sea un esfuerzo deliberado para minimizar el brote, pero podría indicar problemas “con la capacidad de China de realizar pruebas y vigilancia”, dijo. “Simplemente no están registrando todos los casos y muertes. Un problema aún mayor es que no hay una verificación independiente”.

La OMS “se basa en datos de China y actualmente no tiene la capacidad de verificar de forma independiente esos datos”, dijo Gostin. Eso podría cambiar, agregó, si los expertos de la OMS pueden ingresar al centro del brote, la ciudad de Wuhan en la provincia de Hubei. “Pero tengo preocupaciones importantes de que incluso entonces [la OMS] no tenga acceso a la información completa”, dijo.

¿Cuál es la tasa de mortalidad de este virus?

Nuevos informes y oficiales de salud han informado estimaciones muy variadas de las tasas de mortalidad para este brote. Schaffner advierte que calcular esos números en un brote de rápido movimiento es difícil.

Las tasas de mortalidad se determinan dividiendo el número de muertes por el número de infecciones. Si bien contar los muertos generalmente es sencillo, puede ser imposible encontrar el número total de infecciones porque algunas personas con el virus desarrollan pocos síntomas notables. Dado que COVID-19 es nuevo, los médicos no saben qué porcentaje de infecciones entran en esta categoría, agregó Schaffner.

No es sorprendente que las tasas de mortalidad por el coronavirus varíen dramáticamente, según el lugar donde se hicieron los diagnósticos, explicó. Por ejemplo, un informe del lunes 10 de febrero del Imperial College de Londres encontró una tasa de mortalidad del 18% para los casos detectados en Hubei, donde solo los pacientes con neumonía inusual o problemas respiratorios graves estaban siendo examinados para detectar el virus. Fuera de China, los funcionarios de salud evalúan a cualquier persona con tos y fiebre que haya visitado Hubei, un número mucho mayor, que produce una tasa de mortalidad de 1.2% a 5.6%.

¿Cómo se está propagando el virus? ¿Necesitas preocuparte solo por las personas que estornudan a tu lado?

La rápida propagación del coronavirus sugiere que se transmite de persona a persona, al igual que la gripe: una persona infectada tose gotas húmedas que contienen el virus y otra persona las respira, dijo Schaffner.

Debido a que las gotas húmedas caen al suelo dentro de 3 a 6 pies, es más probable que los pacientes infecten a las personas con quienes están en contacto cercano. Estas gotas también pueden caer sobre superficies, como las manijas de las puertas, e infectar a otras personas que tocan la superficie contaminada y luego se tocan la boca o los ojos.

Es mucho menos común que los virus se propaguen a través de la llamada transmisión aérea, en la que los virus flotan en el aire durante mucho tiempo, como el sarampión o la varicela, dijo Hotez.

El diagnóstico la semana del 10 de febrero de una mujer que vivía en un departamento de Hong Kong con una tubería sin sellar planteó la cuestión de si COVID-19 podría haberse transmitido a través de las tuberías del edificio. Se cree que un brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) de 2003, causado por otro tipo de coronavirus, infectó a 321 residentes del complejo de apartamentos Amoy Gardens en Hong Kong porque el virus puede haberse propagado a través de una columna de calefacción central.

Si bien el brote de Amoy Gardens fue sorprendente, expertos creen que fue un fenómeno único. Nadie ha encontrado otro ejemplo de un coronavirus que se propague a través de las tuberías, dijo Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota.

Se han publicitado informes anecdóticos de que los pacientes sin síntomas pueden propagar COVID-19. Pero los científicos no han confirmado tales transmisiones, dijo el doctor Amesh Adalja, investigador principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud en Baltimore. No se ha demostrado que otros coronavirus, como el SARS y el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS), se propaguen en pacientes sin síntomas.

Un informe de Alemania, publicado este año en el New England Journal of Medicine, que señala un caso en el que alguien fue infectado por una persona asintomática “se ha demostrado que es inexacto” porque la paciente principal “tenía síntomas en el momento en que se propagó el virus “, dijo. La mujer había tomado medicamentos para reducir la fiebre.

Leí sobre un hombre que infectó a casi una docena de personas mientras viajaba por Europa. Algunos artículos lo llaman un “súper diseminador”. ¿Pueden las personas transmitir el virus tan fácilmente?

Los llamados súper diseminadores (super spreaders) son personas que infectan a un número de personas mayor que el promedio.

Mientras que algunas personas con coronavirus nunca infectan a nadie, otras infectan a docenas. En 2003, un paciente de Hong Kong con SARS infectó a 136 personas en un hospital. Como regla general, los funcionarios de salud estiman que el 20% de las personas con una enfermedad infecciosa determinada causan aproximadamente el 80% de los casos, dijo Hotez.

Aunque no se sabe cuán importante es el papel que juegan los súper diseminadores en el brote de COVID-19, estas anécdotas están en toda la prensa. Se cree que un hombre británico, por ejemplo, ha infectado a 11 en un resort de esquí francés.

Los científicos no saben por qué algunas personas son más contagiosas que otras, dijo Hotez. Es posible que estas personas tengan una mayor carga viral y “eliminen” más virus cuando tosen o estornudan. Los científicos no saben si los hábitos personales también entran en juego. Por ejemplo, ¿estos pacientes tosen más vigorosamente que otros? ¿Socializan más? ¿Tocan más objetos o entran en contacto físico como abrazar, dar una palmada o besar con más frecuencia?

Las personas están siendo puestas en cuarentena en bases militares y cruceros. ¿Eso funciona?

Las cuarentenas se han utilizado desde el siglo XIV, cuando ciudades como Venecia ordenaron que los barcos permanecieran anclados durante 40 días antes de encallar, como una forma de prevenir la propagación de la peste. La palabra “cuarentena” proviene de la palabra italiana para 40.

Pero las cuarentenas son efectivas solo cuando son limitadas y se basan en buena evidencia científica, enfatizó Gostin.

Las cuarentenas de dos semanas que los funcionarios estadounidenses impusieron a las personas que evacuaban a Wuhan, que tenían un alto riesgo de estar expuestas al virus, tienen sentido, porque las personas no se alojan juntas. Los evacuados están protegidos de la exposición al virus y se les impide transmitirlo a otros, dijo Gostin.

Las cuarentenas impuestas en China en las principales ciudades y un crucero japonés no son efectivas, dijo Gostin.

“Son demasiado grandes y están en condiciones que podrían alimentar la epidemia”, dijo Gostin, quien también es director de la facultad en el Instituto O’Neill de la Universidad de Georgetown para Leyes de Salud Nacional y Global. “Las personas se ven obligadas a permanecer en condiciones cercanas y hacinadas, por lo que es probable que propaguen la infección entre ellas”.

Obligar a los pasajeros de un crucero a permanecer en sus camarotes durante dos semanas “es un cruel experimento humano”, dijo Osterholm.

A los pasajeros se les debe pedir que “se refugien en su lugar” en casa durante dos semanas, agregó. “La mayoría de la gente cumplirá”.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorial independiente de la Kaiser Family Foundation.

Related Topics

Noticias En Español Public Health