Hospital baja cuenta de $109,000 a $332… ¿qué pasa con las facturas sorpresa?

Drew Calver and family
Drew Calver sits with his wife, Erin, and daughters Eleanor (left) and Emory (middle) in their Austin, Texas, home where he had a heart attack on April 2, 2017. Calver, a high school teacher, has health insurance through his school district, but still faced a $108,951.31 bill. (Callie Richmond for KHN)

Un hospital de Texas que cobró a un maestro $108,951 por la atención que recibió después de un ataque cardíaco redujo la factura a $332.29. Esto ocurrió después que esta facturación desatara una discusión nacional sobre lo que se debería hacer para combatir las sorpresivas facturas médicas que afligen a un creciente número de pacientes.

La historia de Drew Calver fue reportada por Kaiser Health News y NPR como parte de la serie “Bill of the Month” (Cuenta del Mes), que examina los precios de atención médica en los Estados Unidos y los problemas a los que se enfrentan los pacientes en una industria que genera $3.5 mil millones al año.

Calver, un profesor de historia de 44 años y papá de dos niñas, sufrió un ataque cardíaco en abril de 2017 y un vecino lo llevó rápidamente a la sala de emergencias más cercana, que era un hospital fuera de la red de su plan de salud del distrito escolar de Austin. Su seguro le pagó al hospital casi $56,000 por su hospitalización de cuatro días y un procedimiento para colocar cuatro stents en su arteria afectada.

Pero el hospital, St. David’s Medical Center en Austin, no se conformó con esa cantidad y fue tras el profesor de escuela secundaria, y entrenador de natación, por un adicional de $109,000 en una práctica conocida como “facturación de saldo”.

A las pocas horas de la publicación de la historia, el 27 de agosto, el hospital ofreció renunciar a casi toda la factura y cobrarle, en su lugar, $782.29. Días después, St. David’s bajó la cantidad aún más. Calver dijo que lo pagó por teléfono, ansioso por dejar atrás esta saga estresante.

Agregó que es un alivio que su familia no tenga que enfrentar una factura de seis cifras y amenazas del cobrador de deudas del hospital. Pero dijo que le preocupa que otros pacientes golpeados por cuentas médicas injustas de $10,000 o $20,000 no capten la atención de los medios.

“Es muy bueno que esto haya terminado para mí y para mi familia. Pero no se trata solo de mi factura”, expresó Calver en una entrevista. “No creo que ningún consumidor deba pasar por esto”.

Calver y su esposa, Erin, dijeron que se sintieron alentados por el apoyo y atención efusiva que recibieron. Drew Calver dio entrevistas a la televisión local y su historia apareció en el programa de CBS This Morning. La pareja dijo que tiene la esperanza que el debate nacional dé lugar a cambios que ayuden a otros consumidores en todo el país.

Justo después de pagar su factura del hospital, Calver caminó a la cafetería de la escuela para almorzar. Una de las trabajadoras de la cafetería se le acercó y le dijo que ella también enfrentaba una gran factura médica del mismo hospital de Austin. Calver dijo que planea ayudarla como pueda.

“Esta es la forma en que puedo ayudar a otros”, dijo.

El sistema hospitalario, St. David’s HealthCare, continúa defendiendo cómo manejó la facturación de Calver, diciendo que “hizo todo bien en esta situación particular”. También señaló que informó a la familia en varias ocasiones que podían solicitar un descuento a través de un programa de asistencia financiera, basado en el ingreso de su hogar.

Calver dijo que no completó los trámites de asistencia financiera antes porque no sentía que debía pagar los $108,951, y que estuvo impugnando la validez de los cargos todo el tiempo.

Su plan de salud dijo que los $55.840 que pagó deberían haber sido suficiente para el hospital. Y Calver ya estaba pagando $1,400 de coseguro, que era el monto de gasto de bolsillo calculado por su plan de salud.

HCA Healthcare es la dueña de St. David’s. Es la cadena hospitalaria con fines de lucro más grande del país, y también posee dos fundaciones sin fines de lucro.

El director ejecutivo de St. David’s HealthCare, C. David Huffstutler, escribió un memo dirigido a su junta directiva sobre la historia de Calver. Un empleado de St. David’s compartió la nota con Kaiser Health News, y el hospital no cuestionó su exactitud.

“Me doy cuenta que este no es el tipo de cobertura que cualquiera de nosotros quiere para St. David’s HealthCare”, escribió Huffstutler en su memo del 27 de agosto.

Huffstutler también escribió que los cargos del hospital de $165,000 eran “razonables y habituales”. Dijo que el distrito escolar y su administrador de plan de salud, Aetna, optaron por ofrecer un plan de red estrecho que “potencialmente puede representar una pesada carga financiera para el paciente”.

Defensores de los consumidores dijeron que el hospital debería haber borrado la factura por completo después de someter a la familia a tanto estrés durante meses.

La reducción drástica de la cuenta “muestra que estos números de hospitales simplemente se compensaron”, dijo Bonnie Sheeren, quien dirige Houston Health Advocacy y ayuda a los consumidores con sus facturas médicas. “Debe ser un saldo cero, y el hospital debe pagar las sesiones de terapia para ayudar a esta familia a recuperarse de la terrible experiencia de facturación”.

Varios estados han aprobado leyes o han introducido programas para proteger a los pacientes de facturas médicas inesperadas, en particular las derivadas de emergencias.

Pero esas reglas estatales no se aplican a la mayoría de los trabajadores en el país, porque obtienen su cobertura de salud de empleadores que están auto asegurados, lo que significa que las empresas pagan los reclamos con sus propios fondos. La ley federal gobierna la mayoría de esos planes de salud, y no incluye tales protecciones.

El representante Lloyd Doggett (demócrata de Texas) escuchó la historia de Calver en la radio mientras manejaba el mismo lunes 27 de agosto, e inmediatamente le escribió a la familia una carta ofreciéndole su apoyo. Calver enseña en la escuela secundaria a la que asistió Doggett.

El legislador propuso el año pasado un proyecto de ley destinado a limitar la facturación sorpresa para los pacientes, pero dijo que no llegó a tener una audiencia en el Congreso actual.

“Este es un problema a nivel nacional, y necesitamos una solución a nivel nacional”, dijo Doggett en una entrevista. “Tenemos un sistema donde el paciente, la persona más vulnerable de todos los involucrados, queda atrapada entre la aseguradora y el proveedor de atención médica… Estos problemas son solucionables”.

Zack Cooper, profesor asociado de salud pública y economía en la Universidad de Yale, ha estudiado ampliamente las prácticas de facturación del hospital y dijo que la factura de casi $109,000 no fue un accidente.

Señaló que St. David’s, al igual que otros hospitales, promociona cortos tiempos de espera en sus salas de emergencia con el fin de atraer a pacientes fuera de la red, como Calver. Cooper dijo que su caso ilustra la necesidad de una mejor regulación de la facturación fuera de la red a nivel estatal o federal.

“La idea que un hospital envíe una factura que probablemente arruinará a un individuo es simplemente alucinante. Para mí, eso es emblemático de una cultura bastante tóxica”, dijo Cooper.

“Esta fue una historia notable, y le ha hecho un gran bien al paciente”, agregó Cooper. “Pero no deberíamos estar en un mundo donde para evitar la ruina financiera tienes que esperar que tu historia aparezca en la prensa. Podemos actuar mejor”.

Bill of the Month es una investigación de crowdsourcing de Kaiser Health News y NPR que disecciona y explica las facturas médicas.

Ashley López, reportera de la estación miembro de NPR KUT en Austin, contribuyó a la historia de audio en este informe.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorial independiente de la Kaiser Family Foundation.

Related Topics

Health Care Costs Health Industry Noticias En Español