Skip to content

Return to the Full Article View You can republish this story for free. Click the "Copy HTML" button below. Questions? Get more details.

Esposa de congresista muere luego de tomar hierba medicinal para la diabetes y pérdida de peso

SACRAMENTO, California – La esposa de un congresista del norte de California murió, a finales del año pasado, tras ingerir una planta que se considera segura y que se utiliza como hierba medicinal para una serie de dolencias, como la diabetes, la obesidad y el colesterol alto, según ha sabido KHN.

Lori McClintock, la esposa del congresista estadounidense Tom McClintock, murió de deshidratación debido a una gastroenteritis —una inflamación del estómago y los intestinos— que fue causada por “los efectos adversos de la ingestión de hojas de morera blanca”, según un informe del forense del condado de Sacramento que está fechado el 10 de marzo, pero que no se hizo público inmediatamente. KHN obtuvo ese informe en julio, además del informe de la autopsia y un certificado de defunción modificado que contenía una causa de muerte actualizada.

La oficina del forense dictaminó que la muerte fue accidental. El certificado de defunción original, fechado el 20 de diciembre de 2021, indicaba la causa de la muerte como “pendiente”.

Tom McClintock, un republicano que representa un distrito que abarca varios condados en el norte y el centro de California, encontró a su esposa de 61 años inconsciente en su casa de Elk Grove, California, el 15 de diciembre de 2021, según el informe del forense. Acababa de regresar de Washington, D.C., tras votar en el Congreso la noche anterior.

El informe de la autopsia no aclara si Lori McClintock tomó un suplemento dietético que contenía hoja de morera blanca, si comió hojas frescas o secas, o si las bebió en un té; pero se encontró una hoja de morera blanca “parcialmente intacta” en su estómago, según el informe.

La muerte de McClintock subraya los riesgos del enorme y floreciente mercado de los suplementos dietéticos y los remedios a base de hierbas, que han crecido hasta convertirse en una industria de $54,000 millones en Estados Unidos. Una industria que, según los legisladores y los expertos en salud, necesita un mayor control por parte del gobierno.

“Muchas personas asumen que si ese producto se vende en Estados Unidos, alguien lo ha inspeccionado y debe ser seguro. Desgraciadamente, eso no siempre es cierto”, dijo el senador Richard Durbin (demócrata de Illinois) durante una sesión del Senado esta primavera, cuando presentó un proyecto de ley para reforzar la supervisión de los suplementos dietéticos.

Daniel Fabricant, CEO y presidente de la Asociación de Productos Naturales, que representa a la industria de los suplementos dietéticos, puso en duda que la muerte de McClintock estuviera relacionada con un suplemento.

“Es pura especulación. Hay que contar con la ciencia. No puede ser solo lo que piense un forense”, afirmó Fabricant, que supervisó los suplementos dietéticos en la FDA durante la administración de Obama. “Desgraciadamente, se producen muertes por deshidratación todos los días, y hay muchas razones y causas diferentes”.

Fabricant dijo que habría sido ideal que el forense o la familia informaran de su muerte a la FDA para que la agencia pudiera iniciar una investigación.

Pero estos informes son voluntarios, y no está claro si alguien informó de su muerte a la agencia. La portavoz de la FDA, Courtney Rhodes, dijo que la agencia no se pronuncia cuando hay posibles investigaciones o ya están en curso.

La FDA, añadió Fabricant, tiene un sistema para investigar las muertes que podrían estar relacionadas con un suplemento o un medicamento. “Es un trabajo de investigación”, dijo. “Es un trabajo policial a la antigua que hay que hacer”.

Tom McClintock ha permanecido en silencio sobre la muerte de su esposa desde que el 19 de diciembre de 2021 publicó un comunicado anunciándola y le rindió un homenaje en su funeral del 4 de enero. Hasta ahora, no se había informado de la causa de la muerte.

Tom McClintock, con quien se contactó varias veces por teléfono y correo electrónico el miércoles, 24, no estuvo disponible para hacer comentarios.

En el funeral de su esposa, McClintock contó que ella estaba bien cuando hablaron el día anterior a su regreso de DC. Le había dicho a un amigo que “estaba en racha” en un nuevo trabajo que le encantaba, en una oficina inmobiliaria de Sacramento,  y que “estaba haciendo una cuidadosa dieta”.

“Se acababa de apuntar a un gimnasio”, continuó McClintock. “En casa, estaba contando los días para la Navidad, envolviendo todos los regalos y haciendo planes para que fuera la mejor Navidad de la familia, y lo habría sido”.

Sin embargo, según el informe del forense, el día antes de su muerte “se quejaba de un malestar estomacal”.

La portavoz del condado de Sacramento, Kim Nava, declaró por correo electrónico el miércoles, 24, que la ley prohíbe a la oficina del forense discutir detalles de casos específicos. Como parte de la investigación de cualquier muerte, la oficina “intenta localizar y revisar los registros médicos y hablar con la familia/testigos para establecer los eventos que conducen y rodean una muerte”, escribió Nava.

Si se encuentra algún medicamento o suplemento en el lugar de los hechos o si hay información pertinente en el historial médico de la persona, se le comunica al patólogo para ayudar a establecer la causa de la muerte, añadió.

“Cualquier información que la oficina obtenga de los registros médicos no puede ser difundida a un tercero, excepto por orden judicial”, señaló Nava.

Las hojas y el fruto de la morera blanca, originaria de China, se han utilizado durante siglos en la medicina tradicional. Los estudios académicos de la última década han descubierto que el extracto de sus hojas puede reducir los niveles de azúcar en sangre y ayudar a perder peso. Se suele tomar en forma de cápsulas o pastillas, en extracto o en polvo. También se pueden preparar las hojas en una infusión.

La reacción de Lori McClintock parece inusual. No se han reportado muertes por la planta de morera blanca a los funcionarios de control de envenenamiento en los últimos 10 años, según la Asociación Americana de Centros de Control de Envenenamiento (AAPCC).

Desde 2012, 148 casos de ingestión de la planta de morera blanca fueron reportados voluntariamente a los funcionarios de control de envenenamiento a nivel nacional, la mayoría relacionados con la ingestión accidental por parte de niños de 12 años o menos, según Kaitlyn Brown, una directora de la asociación. Solo un caso requirió seguimiento médico, dijo.

Mientras que los centros de control de intoxicaciones hacen un seguimiento de las exposiciones a la planta de morera blanca, la FDA supervisa los suplementos dietéticos, como los productos que contienen extracto de hoja de morera blanca. Desde 2004, se han notificado a la FDA dos casos de personas enfermas a causa de los suplementos de morera, según su base de datos de seguimiento de “incidentes adversos”. Ésta se basa en gran medida en los informes voluntarios de los profesionales de la salud y los consumidores. Al menos uno de esos casos requirió de hospitalización.

La hoja de morera blanca puede tener efectos secundarios, como náuseas y diarrea, según una investigación. Las pruebas de laboratorio independientes ordenadas por la oficina del forense mostraron que el cuerpo de McClintock tenía niveles elevados de nitrógeno, sodio y creatinina, todos ellos signos de deshidratación, según tres patólogos que revisaron los documentos del forense, que KHN redactó para eliminar el nombre de McClintock.

Las hojas de morera blanca “tienden a causar deshidratación, y parte de su uso puede ser para ayudar a alguien a perder peso, sobre todo a través de la pérdida de líquidos, que en este caso fue un poco excesiva”, afirmó el doctor D’Michelle DuPre, un patólogo forense retirado y un ex médico forense en Carolina del Sur que revisó los documentos.

Los suplementos dietéticos, que incluyen una amplia gama de vitaminas, hierbas y minerales, están regulados por la FDA. Sin embargo, se clasifican como alimentos y no se someten a las rigurosas pruebas científicas y de seguridad que el gobierno exige para los medicamentos con receta y de venta libre.

Los legisladores no proponen incluir los suplementos en la misma categoría que los productos farmacéuticos, pero algunos dicen estar alarmados porque ni la FDA ni la industria saben cuántos suplementos dietéticos existen, lo que hace casi imposible que el gobierno los supervise y penalice las malas prácticas.

La FDA calcula que hay entre 40,000 y 80,000 suplementos en el mercado estadounidense, y las encuestas del sector estiman que el 80% de los estadounidenses los utilizan.

La legislación presentada por Durbin y el senador Mike Braun (republicano de Indiana) obligaría a los fabricantes a registrarse en la FDA y a facilitar una lista pública de los ingredientes de sus productos, dos disposiciones respaldadas por el Consejo para la Nutrición Responsable, otro grupo de la industria que representa a los fabricantes de suplementos.

Pero el Consejo está presionando contra una norma que exigiría a los fabricantes de suplementos proporcionar a los consumidores las cantidades de ingredientes —o la mezcla— en sus productos, algo que dicen es similar a darles la receta a los competidores. Según Megan Olsen, vicepresidenta y consejera general del grupo, se trata de una información privada a la que solo deberían tener acceso los reguladores gubernamentales.

Olsen explicó que los fabricantes de suplementos están regulados como otras empresas alimentarias y están sujetos a estrictos requisitos de etiquetado e inspecciones de la FDA. Además, deben informar a la agencia de cualquier efecto adverso notificado por los consumidores o los médicos.

“Las empresas prueban los productos a lo largo de todo el proceso, revisan cómo se fabrican y qué contienen”, señaló Olsen. “Todo ello está supervisado y sigue la normativa de la FDA”.

Las normativas sobre suplementos dietéticos se incluyeron en un proyecto de ley más amplio del comité de salud del Senado que reautoriza los programas de la FDA, y que los senadores negocian en estos momentos con la Cámara de Representantes. La Asociación de Productos Naturales se opone a todas las normativas sobre suplementos dietéticos.

Dado que las píldoras, tés y otros suplementos dietéticos están regulados como productos alimentarios, los fabricantes no pueden anunciarlos como tratamientos o curas para problemas de salud. Pero sí pueden hacer afirmaciones sobre los efectos de los suplementos en el organismo. Así, una persona que quiera perder peso o controlar su diabetes puede comprar un frasco de extracto de hoja de morera blanca, porque algunos fabricantes lo anuncian como un remedio natural que puede reducir los niveles de azúcar en sangre y favorecer la pérdida de peso.

Este tipo de afirmaciones llaman la atención de los estadounidenses y han sido especialmente potentes durante la pandemia, ya que las personas buscaban reforzar su sistema inmunológico para defenderse de covid-19, apuntó Debbie Petitpain, nutricionista y dietista, que es portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética.

Pero los suplementos dietéticos pueden ser peligrosos y no afectan a todo el mundo de la misma manera. Según la FDA, mezclar suplementos y medicamentos con receta puede agravar el problema.

“Muchos piensan: ‘Oh, es una planta’. O, ‘Oh, es solo una vitamina’. Por tanto, eso significa que no me va a hacer daño'”, dijo Petitpain. “Pero siempre hay un riesgo al tomar cualquier cosa”.

No está claro por qué Lori McClintock tomaba hojas de morera blanca. Los amigos y familiares que se reunieron en su funeral la describieron como una mujer vibrante y feliz que amaba a su familia y su trabajo y que ya tenía regalos de Navidad envueltos bajo el árbol a mediados de diciembre. Tenía previsto comprar una caravana con su marido cuando se jubilaran.

“Lloramos su pérdida por todas las cosas que esperaba hacer y por todos los años que le quedaban por delante”, dijo Tom McClintock a los dolientes. “Y lloramos por algo más, porque todos hemos perdido a una persona genuinamente buena en nuestras vidas”.

Esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.

Declaración de la familia sobre el fallecimiento de Lori McClintock, esposa del congresista Tom McClintock:

Es el día más oscuro y la más terrible de las pesadillas para nuestra familia. Lori ha muerto.

Y con ella se ha ido toda la luz, el calor, la alegría, la amistad y el amor que llevaba a todas partes y a todos los que conocía.

Estamos devastados y nuestro mundo está destrozado. Solo los que la conocieron pueden entender la enormidad de la tragedia de su muerte para su familia y sus muchos amigos.

Nuestro único consuelo es que su ilimitada caridad, bondad y fe le aseguran la vida eterna en el cielo, donde seguramente velará por todos los que la querían y a los que ella amaba.

En nombre de nuestra afligida familia, damos las gracias de corazón a todos los que han hecho llegar tantos recuerdos y homenajes en señal de condolencia. Siempre la querremos “más que a todas las estrellas del cielo”.

— La familia de Lori McClintock

……………………………………..

KHN (Kaiser Health News) is a national newsroom that produces in-depth journalism about health issues. Together with Policy Analysis and Polling, KHN is one of the three major operating programs at KFF (Kaiser Family Foundation). KFF is an endowed nonprofit organization providing information on health issues to the nation.

Some elements may be removed from this article due to republishing restrictions. If you have questions about available photos or other content, please contact khnweb@kff.org.